Compartir
Publicidad
Publicidad

Hay que desarrollar el modelo austríaco

Hay que desarrollar el modelo austríaco
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La reforma laboral está en marcha ya desde hace un tiempo. Hasta hemos tenido una huelga general en su contra, por lo que ya ha tenido el esperado estreno de casi todas las reformas laborales. Y sin embargo, todavía quedan aspectos por desarrollar, sobretodo uno de los más positivos para dinamizar el empleo en España: el modelo austríaco.

En la reforma laboral se fijó que para los despidos objetivos el Estado pagaría a través de Fogasa 8 días por año trabajado para los contratos firmados a partir del mes de julio de 2010 (fecha de la aprobación de la reforma). Esto es una medida temporal, y Fogasa acaba de anunciar que ha dotado 100 millones de euros a tal efecto para el próximo año.

Sin embargo los pagos de Fogasa son una medida temporal. Lo que dice la reforma es que se creará un fondo de capitalización de cada trabajador para pagar esos 8 días por año. ¿Cuál es la ventaja de un fondo similar? Primero, que las empresas no tendrían que pagar dichos 8 días por año, con lo que el despido les saldría más barato y supuestamente se animarían a contratar más. Ese factor ya lo tienen ya que Fogasa de momento se hace cargo de los 8 días por año. El segundo efecto es la ventaja para el trabajador.

Muchos trabajadores no se animan a irse a otra empresa porque perderían el “seguro de despido”, es decir, si se quedan tienen una indemnización en caso de despido, que perderían completamente al cambiarse de empresa. Eso hace que muchos prefieran estar en una empresa en la que no están cómodos incluso cuando se les ofrece la oportunidad de cambiar a otro sitio. Pero con este modelo, los 8 días por año se los llevan al siguiente puesto de trabajo. La indemnización va con el trabajador y sólo se cobra al haber un despido o al llegar a la jubilación.

Es cierto que la prioridad ahora son los Presupuestos Generales del Estado, pero no hay que perder de vista que la medida temporal de Fogasa debe ser lo más temporal posible. Ahora mismo sólo beneficia al empresario, no al trabajador. Y no ayuda a dinamizar la economía facilitando (o más bien, solucionando los problemas que causa) el cambio de trabajo.

Otro debate es si el modelo austríaco sólo debe aplicarse a una parte tan pequeña de la indemnización o si debería ser por toda ella. El problema aquí es que si pasara a ser toda, habría que elevar las cotizaciones sociales, lo cual no es una buena idea en estos momentos.

En El Blog Salmón | Reforma del mercado laboral: el modelo austríaco
Imagen | Looking Glass

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos