Compartir
Publicidad

La apuesta por el Magreb

La apuesta por el  Magreb
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

En el último número de Política Exterior me he encontrado con uno de sus interesantes reportajes dedicado al Magreb. Su autor, un periodista tunecino, explica cómo EE.UU. y la UE están intentando sacarle jugo a esta enorme región compuesta por cinco países (Mauritania, Marruecos, Argelia, Túnez y Libia) que supone la quinta parte del continente africano y alberga a la décima parte de su población.

El Magreb cuenta con una historia rica y culturalmente diversa. Sin embargo tras la descolonización de Europa las élites pro-occidentales fracasaron en su pretendido intento de crear estados modernos y democráticos. Un fracaso que trajo como reacción el fundamentalismo islámico. Las características económicas dentro de la Unión del Magreb Árabe (UMA) son diferentes regionalmente hablando. Tanto los recursos naturales como la distribución de los ingresos varían mucho. Libia es uno de los países menos poblados y el que más petróleo y gas posee. Esto hace que su renta per cápita sea la más elevada de todos y se coloque casi ocho veces por encima de la de Mauritania, la nación con menos ingresos por habitante.

A la vez, los países de la UMA tienen unos cuantos puntos en común, entre otros el autoritarismo, las desigualdades sociales, trabas burocráticas y sistemas de transporte y distribución limitados, lo que frena el despegue económico.

A pesar de todo esto, tanto la UE como EE.UU. pueden divisar un panorama prometedor y ambas potencias están intentado firmar con la región tratados de libre comercio que favorezcan sus respectivas estrategias económicas. Además, Europa trabaja por la integración de su sistema eléctrico con el magrebí y por asegurarse el suministro de hidrocarburos, ya que el 15% del petróleo que importa procede del Magreb. Por otro lado, hasta la fecha y tal y como lo confirman los contratos energéticos, tanto Libia como Argelia han puesto su interés al otro lado del Atlántico, a pesar de los esfuerzos europeos por contribuir a la mejoría de la zona.

A este lado del Mediterráneo está claro que la piedra angular para el desarrollo del comercio, no sólo regional, sino también entre Europa y África, son los grandes proyectos de infraestructuras, tanto de autopistas como carreteras, que no acaban de hacerse realidad debido al inmovilismo que atenaza al continente. No estaría de más que EE.UU. y Europa unieran sus fuerzas de verdad para empujar el crecimiento del Magreb en beneficio de todas las partes, porque los recursos son más que suficientes para repartir.

Vía | "Política Exterior":http://www.politicaexterior.com/pdf/afkar/3.pdf Tag Technorati | "Magreb":http://www.technorati.com/search/magreb

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio