Compartir
Publicidad

Las consecuencias del NO de Grecia

Las consecuencias del NO de Grecia
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La primera consecuencia del claro NO de ayer en Grecia ha sido la dimisión del Ministro de Finanzas, Varoufakis, para facilitar el entendimiento con Europa. Venía muy quemado de las negociaciones y la UE ha pedido su cabeza, lo cual es un buen síntoma. Si la UE no quisiera seguir negociando no habría exigencias encima de la mesa.

Pero todavía hay mucha incertidumbre tras el referéndum. Ayer os contábamos las posibles salidas ante un NO, vamos a reparasarlas en mayor profundidad centrándonos en los extremos.

La primera posibilidad es la más radical, el BCE decide retirar los fondos de emergencia para la banca griega (ELA) y los bancos se quedan sin dinero. No es que haya un corralito, es que directamente no tienen dinero y la economía griega se para a no ser que el Gobierno emita su propia moneda y seguramente con una quita a los depositantes. En este caso Grecia se sale del Euro empujada por Europa. ¿Quién se beneficia de esta posición? El norte de Europa, ya que se quita un problema de encima (de una forma brusca) y no da incentivos a otros países para que no sigan sus programas.

El sur de Europa también tiene sus incentivos para esta posibilidad radical. No sus ciudadanos, quizá, pero sí sus dirigentes. Es un mensaje contra el voto a ciertos partidos (Podemos, Movimiento Cinco Estrellas), es como decir "si votas a estos partidos lo normal es que pierdas tu dinero del banco y salgamos del Euro de malas formas".

Por otro lado tenemos el extremo opuesto, Europa concede una quita a Grecia a cambio de nada, aunque seguramente sin nuevos préstamos (no tendría mucho sentido). Grecia se queda en el euro y ellos deciden dónde recortar sin supervisión pero sin ayudas. Y digo recortar porque sin ayudas lo tienen que hacer, el superávit primario está deteriorado después de estos últimos meses. El BCE ayuda en la transición para que los bancos sigan teniendo liquidez.

¿Quién se beneficia de esta situación? Todos por un lado, ya que el proyecto europeo sigue adelante, el Euro sigue sin salidas. Grecia es dueña de su destino y si se estrella de nuevo es culpa de sus dirigentes, no de Europa. Pero da incentivos a otros países a que revisen su deuda, como España con Podemos. Un mensaje que podría reforzar el voto a ciertos partidos y que puede salir muy caro al ciudadano del norte y a los partidos tradicionales del sur de Europa (no olvidemos que una quita a Grecia es relativamente pequeña, tiene un PIB inferior a la Comunidad de Madrid; una quita a España es algo que afectaría a los bolsillos de mucha más gente).

Entre estos extremos hay caminos intermedios, quitas parciales con ayudas condicionadas a reformas que los Griegos decidan, por ejemplo. Pero también hay una tercera vía, más laboriosa y que debería haber sido explorada hace ya muchos años: una mayor integración europea. Por ejemplo en defensa, para limitar el gasto militar griego; por ejemplo en Seguridad Social, que además dotaría de mayor sostenibilidad y seguridad al sistema de pensiones; por ejemplo en fiscalidad, que evitaría los paraísos fiscales dentro de la UE; y por ejemplo, claro está, en emisión de deuda.

Ayer por la noche me inclinaba a pensar que lo más probable era la salida del Euro de Grecia por la retirada de fondos del BCE. Hoy, después de la dimisión de Varoufakis, creo que puede haber algo sobre la mesa. Quizá todo el tema del referéndum era una farsa para acallar discrepancias internas dentro de Grecia y dentro de los países más pro-austeridad, aunque las declaraciones públicas de muchos de los dirigentes indican lo contrario. Pero parece que puede haber intenciones de llegar a un acuerdo. Eso sí, la tercera vía, la mejor, es también la más complicada porque requiere muchos cambios y concesiones en muchos países y no parece haber ganas de acometer reformas tan profundas en tantos países del continente.

Imagen | 9eorge

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio