Compartir
Publicidad
Publicidad

Los países no acuerdan intervenir en el mercado de divisas, menos mal

Los países no acuerdan intervenir en el mercado de divisas, menos mal
Guardar
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días, mi compañero Marco Antonio, nos habló del fracaso de las reuniones de países con el patrocinio del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, en sus reuniones anuales en Washington, para que China revalore su moneda.

Hace poco hablé en estas páginas de las muchas reuniones que los países mantienen para hacer cosas conjuntamente y que pocas veces llegan a acuerdos. En estos momentos se está hablando mucho de la intervención en los mercados de divisas porque todos prefieren que sus monedas se devalúen frente a otras monedas y, así, tomar algo de ventaja en sus exportaciones. Los países siguen sin llegar a un acuerdo para intervenir en el mercado de divisas, pues menos mal.

Los países que quieren acuerdo son los que tienen sus monedas relativamente fuertes y quieren que los países con monedas débiles acepten que las suyas se refuercen.

Cuando mi moneda está más devaluada, los ciudadanos de países con monedas más fuertes encuentran nuestros productos más baratos, ya que llevan precios denominados en nuestra moneda más débil. Como encuentran nuestros productos más baratos, compran más y, así, exportamos más. Por otra parte, los ciudadanos que compramos fuera vemos que, con nuestra moneda devaluada, los productos extranjeros se ven más caros y, como consecuencia, compramos menos fuera. Esta combinación resulta en más exportaciones, menos importaciones y una balanza de comercio más favorable al país que ha devaluado su moneda. Que una moneda devaluada trae inflación no importa ya que hace tiempo que la inflación no preocupa a casi nadie, aunque esté subiendo.

Esta es la teoría de por qué todos los políticos quieren mantener sus monedas menos valoradas que otros y por qué los que están en el euro están molestos porque no pueden devaluar la moneda unilateralmente y beneficiarse de estos efectos. Lo que parece que nadie se da cuenta es que tu devalúas y yo devalúo y tu devalúas y yo devalúo, ad infinitum y no nos lleva a nada.

Se habla mucho de los movimientos de las monedas como si estos movimientos fueran los culpables de algo en vez de ser los mensajeros. Como los políticos no hacen lo que tienen que hacer en su política económica, lo que hacen es dar palos al mensajero y, así, todo irá bien, ¡tonterías!

Desgraciadamente, todavía muchos, incluyendo muchos en posiciones de poder, piensan que manipular a la moneda es la forma de resolver nuestra situación económica y que, si sólo se pudiera devaluar la moneda, estaríamos mejor. Mientras los políticos piensen así, continuaremos esperando las políticas económicas correctas.

En El Blog Salmón | El FMI no logra acuerdo para intervenir en la “guerra de divisas”
Imagen | PhotoStream

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos