Compartir
Publicidad

Minicabs y Uber

Minicabs y Uber
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La polémica levantada por Uber me ha sorprendido. No que el servicio sea polémico, sino que se considere novedoso. Especialmente porque en otras legislaciones otros servicios similares existían mucho antes de las apps del móvil. En Reino Unido y otras legislaciones existe un servicio de alquiler de coche con conductor que es sustitutivo del taxi en la mayor parte de los servicios.

Existen alternativas a los servicios de transporte de personas en coche con conductor, que no son necesariamente taxis tal como los conocemos. Pero la situación actual ni cubre todas las demandas, ni es buena para nuestra economía. Veamos las alternativas al sistema actual.

Minicabs en el Reino Unido

Con las licencias de los Hackney Carriages (los taxis negros de Londres), quedó un hueco libre relacionado con las empresas de alquiler de coches con conductor. En la práctica eso significa que se podía encargar un taxi mediante teléfono, fax, en persona en las oficinas o por Internet para que nos llevara del punto A al B. En la práctica el consumidor británico tiene dos tipos de servicios para elegir:

Los black cabs o Hackney carriages, que son el taxi inglés de toda la vida. No llevan GPS ni falta que les hace, ya que para ser conductor hay que pasar un examen muy riguroso y difícil (The Knowledge) mediante el que conocen todas las rutas, calles callejones y los hoteles y pubs más conocidos. Por otro lado son bastante caros.

Los mini cabs, en la práctica el conductor no es una enciclopedia de la ciudad, pero el GPS ayuda bastante. En los coches he visto desde Opel Astra a furgonetas, pasando por sedanes Skoda. Dependiendo de la ciudad las tarifas son negociadas o con taxímetro. No se pueden parar por la calle, hay que reservarlos y son muy baratos Tanto que en ocasiones merece más la pena compartir uno entre varios que coger el autobús. Con el auge de los móviles se convirtieron en muy utiles.

El modelo de mini cabs también existe en otros países, como en Hungría. En la práctica todo el mundo tira de mini cabs salvo que necesites un taxi urgentemente y uno esté pasando por el sitio o no tengas teléfono de una agencia decente de minicabs en la ciudad en la que estés.

Obviamente son más baratos, no sólo porque el vehículo puede ser cualquiera, sino porque all desplazarse sólo para recoger al cliente y para llevarlo son mucho más eficientes que los taxis tradicionales, a los que les pagamos no solo el tiempo que nos han llevado de un sitio a otro, sino también el que han estado esperando a un cliente en la parada o buscando clientes por la calle.

Coches negros

De toda la vida ha habido la posibilidad de alquilar un coche con conductor, típicamente suele ser para el servicio de aeropuerto, pero también para otros muchos servicios. La diferencia con un taxi normal es que debe haber un contrato previo.

En la práctica es igual que un minicab, pero en España se han quedado sólo como productos para clientes que quieren un servicio de lujo. Así que suelen ser coches negros de alta gama, con chofer uniformado. ¿Por qué ha sucedido esto? Principalmente porque las licencias de estos vehículos (VTC) están limitadas (al contrario de lo que sucede con las de minicabs en Reino Unido). Por eso sólo los vemos dedicándose al segmento más alto.

Normalmente estos vehículos suelen pertenecer a empresas que se dedican exclusivamente a esto.

El servicio de Uber

Uber ofrece lo siguiente, lo primero es poder llamar un coche por una app en móvil, que nos lleve de un lado a otro y pagar con el propio móvil. No hace falta llevar efectivo ni dar una propina al conductor (algo casi obligatorio en EEUU). También podemos votar al conductor, dándole una nota mejor o peor. Los conductores se supone que han sido comprobados por Uber.

Al principio Uber sólo ofrecía el servicio Uber Black, que es el servicio utilizando los coches negros que hemos mencionado antes. a pesar de ello tuvo problemas. Pero pronto empezaron los servicios adicionales. Empezó a sacar Uber Lux (con coches más granes) Uber SUV (para aquellos que prefieren todocaminos), Uber Taxi (con acuerdos con las compañías de taxi local) y también Uber X o Ube rPOP como servicios de bajo coste. El último es el único disponible en Barcelona y fuente de la polémica. Porque si Uber Black o Uber Lux podrían englobarse dentro de los coches negros, Uber POP utiliza claramente a conductores particulares.

Cabify

Cabify es una empresa española que ofrece un servicio similar a Uber, pero sólo con vehiculos que tienen licencias VTC. Si Uber hace las cosas a lo Sillicon Valley (lanzando servicios que romepn lo establecido) Cabify hace las cosas más a la española (buscando nichos legales dónde poder ofrecer el servicio). En ese sentido Cabify hace acuerdos con empresas de alquiler de vehiculos con conductor, y ofrece servicios cortos de un lado a otro (o largos). Al utilizar una app para contratar, les proporcionan más clientes a las empresas que alquilan estos coches.

Aunque Cabify está disponible en ciudades españolas, parece que su potencial de crecimiento está en América Latina, porque dada la inseguridad, en muchos sitios uno no puede parar con seguridad un taxi por la calle. De este modo ofrecen a la gente ser recogida en un coche seguro.

La última novedad es que han lanzado en Madrid un servicio llamado Lite, en el que somos recogidos por coches no tan lujosos como de costumbre, pero con licencia VTC. De ese modo pueden bajar los precios y competir con el Taxi.

Conclusiones

Claramente en España había cierta demanda de servicio premium, coches que ofrecieran un mejor servicio que un taxi tradicional. Por ejemplo en Madrid hay emisoras de Taxi que sólo funcionan con vehículos Mercedes, de modo que la gente les llama más porque ofrecen un servicio mejor (coche, conductor uniformado, un iPad para el cliente...) al mismo precio.

Por otro lado no creo que lo importante sea poder pedir un coche con una app, para eso están las que están desarrollando los taxistas, como pidetaxi o hailo.

Lo que los taxistas han evitado en España es que las licencias de Minicabs o de VTC (que son más o menos lo mismo) disponibles en otras legislaciones estén disponibles en España. Han querido proteger un cuasi monopolio y con la crisis la bajada de la demanda les ha afectado un montón. Algunos recordamos cuando en Madrid era complicado obtener un taxi a ciertas horas. También me molesta mucho eso de que un taxista que paras por la calle te pregunte a dónde vas, para decidir si le conviene el trayecto porque va a su casa. Yo entiendo que si tiene la luz verde está disponible, aunque quiera ir en la dirección contraria.

Porque para mí el problema que tienen los taxistas es que después de muchos años, mucha gente les tiene manía. Ha habido huelgas en las que se dedican a bloquear carreteras, todo para proteger su monopolio. El trato de muchos taxistas deja que desear, por ejemplo hace tiempo uno se puso a consultar un plano de la ciudad en una autopista de circunvalación a más de 80km/h y otra que hablaba por el whatsapp mientras que conducía. En ese sentido poder valorar al conductor va a ser muy importante para el usuario español.

El problema de Uber y de los taxistas no sería tal si no se limitaran las licencias VTC. Eso permitiría abaratar los precios de estos servicios, además de que permitiera seleccionar un servicio para el pasajero acorde con lo que necesita. Si voy sólo es muy probable que quiera un coche pequeño y el servicio más barato, si voy con varios cargado de equipaje seguramente pagaría más por un coche más grande en el que cupiera todo. Porque la regulación, a pesar de lo que opina Enrique Dans que parece que solo mira el taxímetro, depende de otras cosas como los seguros de coche, mucho más caros para un taxi.

Las cosas cambian muy rápido en la época de la tecnología, pero el sistema actual de licencias de taxi limitadas no tiene sentido. Muchos puestos de trabajo se podrían estar creando si hubiera un servicio más barato, pero parece que ha sido más importante proteger a aquellos que consiguieron una situación de privilegio.

En El Blog Salmón | Vivan las cadenas: hay que acabar con los desmanes liberales y Uber, ¿protegiendo monopolio o competencia desleal? Más información | El Confidencial, El Mundo, Fayer Wayer y Libremercado Imagen | oatsy40

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio