Compartir
Publicidad
Publicidad

Miremos el impago de Islandia con perspectiva ¿opinaríamos igual si habláramos de ING Direct?

Guardar
28 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Este fin de semana, Islandia ha votado NO en referendum la devolución de la deuda contraída con Reino Unido y Holanda a raíz de la quiebra del Icesave. Para que nos pongamos en perspectiva, en la quiebra del Icesave, el gobierno islandés garantizó los depósitos de su país, es decir, los ahorradores islandeses si recibieron su dinero pero en el caso de los depósitos de Reino Unido y Holanda; Islandia no los garantizó y por tanto, el dinero de estos ahorradores se esfumó.

Los gobiernos de Reino Unido y Holanda, cubrieron los depósitos de sus ciudadanos en el banco islandés y ahora, la reclamación que existe es una reclamación entre países por un incumplimiento de la cobertura del Fondo de Garantía de Depósitos de Islandia. Para que nos pongamos en situación: imaginemos que quebrara ING Direct (holandés) y que los depósitos en España de dicha entidad fuesen cubiertas por España cuando le corresponde cubrirlos a Holanda. Después de la cobertura española, Holanda le dice a España que no paga, porque consideran que no y punto ¿qué pensaríamos entonces?

Si en España, vivíeramos una situación similar, nos echaríamos las manos a la cabeza, porque aquí no estamos hablando ya de que los bancos asuman los errores, hablamos de una regulación de garantías que los propios Estados están incumpliendo. Islandia, mira por sus ciudadanos y depositantes y ha garantizado el dinero de ellos, pero de fronteras para afuera, que cada cual asuma sus errores. Se ha realizado una socialización parcial de pérdidas, y este tipo de actuaciones, o se socializan íntegras o no se le paga a nadie y cuando se liquiden los activos de la entidad quebrada, que cada cual recupere lo que pueda, de manera independiente a su pasaporte.

Reino Unido ya avisado de que pondrá el impago en manos de los Tribunales Internacionales además de que ejercerá el derecho de veto de Islandia a la Unión Europea. A efectos prácticos, el impago internacional de Islandia, la puede sumir en una crisis apoteósica. La devaluación de la corona va a ser mucho mayor de lo que ya se encuentra y las importaciones de Islandia, van a ser misión imposible. Además, la financiación en los mercados internacionales va a ser realmente complicada, dado que ¿quién se fía de un país que no asume sus obligaciones?. Las agencias de rating van a colocar la deuda islandesa fuera de calificación con toda probabilidad.

El importe que le reclaman Reino Unido y Holanda es de 4.000 millones de euros. Aproximadamente, un tercio de su PIB, pero sus ciudadanos no quieren asumir esta deuda. Es curioso, estos ciudadanos, deberían haber votado también antes de la garantía de sus propios depósitos y decidir si penalizaban a todos ellos o sólo a los islandeses. Antes o después, Islandia pagará si no quiere sumirse en una crisis de características impredecibles para ellos. Ningún país puede ser autárquico e Islandia, va camino de aislarse a nivel internacional.

Por último, el debate debería enfocarse sobre las propias coberturas de los Fondos de Garantía de Depósitos y su utilidad real. A efectos prácticos, ningún país puede garantizar realmente sus depósitos, por lo que no estaría de más eliminar esta cobertura de las cuentas públicas, dado que llevar a cabo estas coberturas puede ser la quiebra automática para los estados.

En El Blog Salmón | Islandia dice no a devolver la deuda de los bancos, Islandia, la primera gran víctima de la crisis

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos