Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Qué supone la subida del IRPF?

¿Qué supone la subida del IRPF?
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una de las propuestas que más polémica está causando los Presupuestos Generales del Estado para 2011 es la subida del IRPF para rentas altas. Mucho hemos comentado por estas páginas acerca de si esta subida es realmente para los “ricos” o de si esta subida supone un gran aumento recaudatorio. Pero me gustaría poner algunos ejemplos prácticos de lo que supone esta subida del IRPF para un trabajador con salarios altos.

Lo primero que hay que recordar es que esta subida afecta a los trabajadores que ganen más de 120.000 euros al año (realmente los que tengan una base imponible mayor de 120.000 euros al año, pero podemos asemejarlo, hay pocas diferencias). Es decir, esta subida fiscal no afecta a aquellas personas que ganen estas cantidades pero que no trabajen, es decir, los que logran sus ingresos de las rentas que les de su patrimonio.

El primer ejemplo que voy a poner es el de un trabajador que gane 150.000 euros. Es un trabajador cualificado o directivo de una empresa media o un pequeño empresario que decide cobrar esa cantidad como sueldo (aunque no sería lo óptimo fiscalmente). ¿Qué le supone la creación de un nuevo tramo al 44% entre 120.000 y 175.000 euros? Pues pagar 300 euros más al año en IRPF. Ni más ni menos que la diferencia de un punto porcentual en sus últimos 30.000 de salario (150.000 – 120.000). Considerando que una persona que gane 150.000 euros ya pagaba este año 56.540 euros de impuestos (si era soltero y sin ascendientes ni descendientes a su cargo ni otro tipo de desgravaciones fiscales), una subida de 300 euros es bastante reducida (0,5%).

El segundo ejemplo es aquella persona que gana 600.000 euros al año. Posiblemente un directivo de alguna empresa seria que se niega a pagar a sus directivos a través de facturas a sus empresas. Esta persona pagaría el próximo año 9.050 euros más en impuestos. Teniendo en cuenta que ya pagaba este año 250.000 euros en impuestos, pagar un 3,6% más en impuestos no es que sea una gran diferencia.

Si nos vamos a un trabajador que gana 5 millones de euros al año, posiblemente el presidente de algún gran banco, el próximo año pagará de impuestos 97.050 euros más al año. Considerando que ya pagaba 2.142.000 euros en impuestos, el aumento no es muy sustancial (un 4,53% más).

Es decir, la subida fiscal no es dramática. No se puede argumentar que esta subida desincentive trabajar. Sí se puede argumentar que el nivel fiscal que ya existe en la actualidad desincentive trabajar, pero no que esta subida sea el desencadenante. Es una subida muy moderada y más de cara a la galería que como una forma de llenar las arcas del Estado.

En El Blog Salmón | Presupuestos Generales del Estado 2011
Imagen | Andrés Rueda

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos