Compartir
Publicidad
Publicidad

Sarkozy también manda sobre empresas no francesas

Sarkozy también manda sobre empresas no francesas
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace tiempo que se ha estado hablando de y negociando la fusión de Gaz de France (GdF) y de la belga, Suez. Con las idas y venidas de estas conversaciones, en los últimos meses, el valor de la empresa controlada por el gobierno francés ha bajado de forma importante en relación con la empresa belga (¿no será porque una está bajo el control del gobierno?) y, con estos cambios en bolsa, una fusión no iba a ser igualitaria, que eran las valoraciones fijadas inicialmente.

Esto no gustaba al lado francés que buscaba solución para que cualquier fusión sea más o menos igualitaria.

Se fijaron en dos alternativas para solucionar este problema. Una de ellas era que Suez pague un dividendo extraordinario y multimillonario a sus accionistas y, así, reducir el valor total de la empresa.

La otra era que Suez saque a bolsa o venda sus importantes negocios de medio ambiente, que provenían de su adquisición de la anterior Lyonnaise des Eaux, de Francia. El lado francés se fijó en esta como la alternativa más apetecible.

Con la salida a bolsa del negocio de medio ambiente de Suez, ¿estaríamos viendo la creación de otro campeón nacional francés? ¡Seguro que Sarkozy lo ha pensado!

A Gérard Mestrallet, presidente de Suez, no le gustaba ninguna de estas dos alternativas. Decía que quería sus fondos para invertir en su crecimiento, que descartaba la primera alternativa. Además, pensaba que su negocio de medio ambiente iba muy bien, tenía mucho crecimiento potencial y era muy bueno para sus accionistas quedarse con este negocio.

Con este enfrentamiento estaban estancados y así lo parecía el jueves pasado por la mañana cuando Sr. Mestrallet dijo, en una reunión con sus accionistas, que no tenía ninguna intención de vender sus actividades de medio ambiente.

En la noche del mismo jueves vino la reunión que mantuvo Sr. Mestrallet con Nicolás Sarkozy, Presidente de Francia, que también se reunió directamente con algunos accionistas importantes de Suez.

Al final, Sr. Mestrallet accedió a vender su negocio de medio ambiente, aunque se quedarán con el 35% de su capital, con la conclusión de que la fusión entre GdF y Suez irá delante de forma igualitaria.

Seguro que los accionistas de Suez entienden que Albert Frère, accionista importante de Suez y uno de los que se reunió directamente con Presidente Sarkozy, tiene amistad con el presidente Sarkozy y también tiene otros intereses en ese país y, por lo tanto, sus intereses comunes con los otros accionistas de Suez no necesariamente son comunes.

Como vemos, el Presidente francés ha podido con la dirección de una empresa belga y consigue una fusión igualitaria entre GdF y Suez. Posterior a esta fusión, dicen que el gobierno francés tendrá 40% de esta empresa, directa e indirectamente a través de accionistas controlados por el gobierno y, por lo tanto, mantendrá su influencia decisiva sobre la nueva empresa.

No solo eso, con la venta del negocio de medio ambiente de Suez, se creará otro campeón nacional francés y, con los 35% que mantendrá en esta nueva empresa, y quién sabe qué otros accionistas amigos le saldrán en su momento, con la operación mantendrán su influencia decisiva sobre esta nueva empresa también.

Unas jugadas muy buenas del Presidente francés, aunque no sé si para todos los accionistas de Suez, algunos que ya están hablando con el presidente de su empresa.

Vía | Financial Times (en inglés y €) En El Blog Salmón | Política energética europea: Reino Unido vs Francia y Alemania

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos