Compartir
Publicidad
Publicidad

Se hunde la venta de coches: ¿hay que seguir subvencionando?

Se hunde la venta de coches: ¿hay que seguir subvencionando?
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El sector del automóvil está de luto. El fin del plan 2000E y la subida del IVA han hecho que la venta de vehículos se desplome en el mes de julio un 24%, la primera caída de las ventas en 10 meses. El sector estima que aunque las ventas en lo que llevamos de 2010 se mantienen por encima de las que había en 2009 por estas fechas a final de año tendremos una reducción del 30%.

¿Y qué reclama el sector para vencer estas nefastas cifras? Más ayudas. O más concretamente, la eliminación del impuesto de matriculación. Puede parecer que no es lo mismo, pero estando el Estado en un plan de reducción de déficit, eliminar un impuesto es, en la práctica, dar ayudas al sector ya que habrá que sacar dicho dinero de otro sitio.

Veamos el problema en perspectiva. El sector del automóvil quiere seguir vendiendo a un ritmo similar a cuando se suponía que eramos ricos. Y esto no puede ser, porque no lo somos. Vivíamos en una burbuja que ha explotado. No podemos pretender que todas las familias tengan un coche por persona, que lo cambien cada cuatro años y que encima sea de gama media-alta. No era sostenible y no es sostenible. El problema que genera, por supuesto, es el peligro de muchos puestos de trabajo, pero quizá las redes comerciales están sobredimensionadas y el Estado no puede subvencionar eso, sería un coste alto por cada puesto de trabajo.

Otro tema es que en España hay producción industrial de vehículos y estos puestos de trabajo también peligran. Pero es que no podemos pretender que la demanda interna sea la que salve dichos puestos de trabajo. España ha sido (y sigue siendo) un país que importaba más de lo que exportaba, y esto tiene que cambiar (o al menos nivelarse) porque de lo contrario nos descapitalizamos. Y en este sector tiene que pasar eso, que la demanda de producción venga fundamentalmente del exterior. No podemos pretender salvar puestos industriales a base de subvenciones a los españoles para que renueven sus coches cada menos tiempo que otros países más ricos que el nuestro.

Y por último nos encontramos con el tercer problema, el medioambiental. Sigo siendo escéptico, pero hay muchas voces que reclaman un estilo de vida más local, es decir, menor uso de vehículos y estos más pequeños (incluso eléctricos). Esto da pistas al sector de que no se puede seguir con el ritmo de ventas de los años 2000-2007.

En definitiva, que el sector deberá aguantar el temporal (como tantos sectores). El Estado en estos momentos no está para más ayudas.

Vía | El País
En El Blog Salmón | Plan 2000E: pasamos del estímulo a la subvención del automóvil
Más información | Motorpasión
Imagen | Mike Babcock

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos