Compartir
Publicidad
Publicidad

Plan 2000E: pasamos del estímulo a la subvención del automóvil

Plan 2000E: pasamos del estímulo a la subvención del automóvil
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El ministro Sebastián anda tragándose sus propias palabras sobre la última ampliación del Plan 2000E de ayuda al autómovil. No hace falta remontarse mucho en las hemerotecas para recordar textualmente sus palabras sobre la prórroga del Plan 2000E:

El Plan 2000E se agotará el próximo mes de junio, momento en el que finalizará este programa, que en principio no está previsto que tenga continuidad. Los planes de incentivo a la compra sólo tienen sentido si son temporales, porque si no, no suponen un estímulo
Como vemos, en estas declaraciones y en diversas entrevistas que hizo Sebastián allá por diciembre, ratificó que no habría más prórrogas para la compra del automóvil, por más que subiera el IVA en julio y por más que fabricantes y distribuidores avisaran de que la medida perjudicaba muy seriamente al sector. Ahora, a propuesta de CIU, el ejecutivo se está planteando seriamente prorrogar el Plan 2000E más allá de junio, dado que la subida del IVA frenará en seco la venta de vehículos. Esto equivale a más desempleo, más paro y por supuesto, menos recaudación de impuestos.

El sector del automóvil es un sector con un peso específico importante en materia de empleo y a nivel económico, ya avanzamos cómo el Plan 2000E, este plan es beneficioso para las arcas públicas. El retorno recaudatorio que se consigue mediante la subvención, es mayor que las cuantías que se destinan al estímulo del sector.

En esta línea, el ejecutivo, antes que ceder a la evidencia que el estímulo que se está llevando a cabo equivale a mantener los impuestos al nivel actual, prefiere comenzar a subvencionar sectores de manera indefinida en lugar de recular con el alza del IVA. Mientras, el resto de autonomías, campan a sus aires y algunas como Galicia ya comienzan a subvencionar los sectores directamente sin tener control directo sobre el impacto de sus propias arcas públicas, en previsión del daño colateral que se puede crear si Citroen por ejemplo, deja de vender coches.

El mejor estímulo que se puede llevar a cabo para reducir el déficit es un control estricto del gasto público y una bajada radical de impuestos. Si no tenemos renta disponible para gastar, poco podremos consumir y en los efectos y mecanismos del Plan 2000E el propio ejecutivo tiene la muestra.

En El Blog Salmón | Plan 2000E: 100 millones de euros adicionales, Plan 2000E ¿ayuda o privilegio?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos