Publicidad

Supuestamente, a Burger King no le gustan los besos entre hombres en sus restaurantes (ACTUALIZACIÓN)

Supuestamente, a Burger King no le gustan los besos entre hombres en sus restaurantes (ACTUALIZACIÓN)
15 comentarios

Publicidad

Publicidad

Actualización 01/12/2014 13:00: Burger King se desmarca del hecho sucedido y califica como responsable a la seguridad del local. Reproduzco comunicado remitido por Burger King al pie del post por su interés con el hecho.

Lamentable protesta la que realiza esta chica en Twitter. Parece ser que a Burger King no le gusta que dos chicos se besen en sus restaurantes y ante la queja de algún padre (me gustaría ver vídeo al respecto si existe) el establecimiento decidió cortar por lo sano y total, dos mariquitas menos dentro de la sala a los que su Seguridad acompañó a la puerta de la calle.

Es lamentable cómo esta sociedad vive en el pasado. Supongo que a este hombre que le repugna que sus hijos vean a "dos maricones besándose", entenderá perfectamente un beso de un "tío macho con una mujer" y que no tendrá problema alguno. Tanto este caballero que ha pedido que ambos abandonen el local, como el propio restaurante han metido la pata hasta el fondo y si estos chicos expulsados hubieran actuado a tiempo, a Burger King lo meten en un aprieto administrativo y penal serio. Veamos porqué.

El uso social, la peligrosidad de los gays, los vagos y maleantes

A este padre indignado por los mariquitas, habría que recordarle que en 1933 se aprobó la ley de vagos y maleantes, modificada por el adalid de la moral, Paquito en 1953 que se transformó en 1970 en la Ley de Peligrosidad Social. Esta ley, y otras auxiliares sobre la moral, el recato, el orden público y resto de parafernalia nacionalcatólica, cayeron gloriosamente derogadas con la entrada de la democracia y desde entonces, cogerse de la mano, besarse en público, abrazarse y resto de muestras de cariño entre personas, está completamente permitido, tengan pene y vagina, dos penes, dos vaginas o cualquier otra combinación de genitales.

Asimismo, los derechos a no discriminación por razón de sexo, tienen rango constitucional para evitar que nostálgicos de Paquito y sus leyes de la moral y el orden público puedan interferir en determinados asuntos de la esfera pública y establecimientos abiertos al público, tal y como supuestamente ha realizado este hombre y cómo Burger King ha cedido a las presiones homófobas.

El derecho de admisión y la le ley en la comunidad de Madrid

En España si existe el derecho de admisión, derecho que está regulado a su vez en diferentes normas autonómicas. En el caso de la comunidad de Madrid, el derecho de admisión no permite desde luego la discriminación por razón de sexo (faltaría más) y la discriminación por razón de sexo en establecimiento público está castigada en el propio Código Penal con una pena relativamente importante.

Una empresa, sus encargados, sus responsables y su seguridad no pueden convertir en un problema ni en una expulsión de su local a nadie por su preferencia sexual y por un comportamiento afectivo en público.

En este caso, las quejas de un homófobo retrógrado al que le escandaliza que dos chicos se besen, tiene que cortarla de manera adecuada explicándole que no están haciendo nada malo y acompañando a la calle a esa misma persona si es la que alborota o crea problemas y molestias al resto de la clientela.

Por parte de los afectados, el error ha sido irse sin poner denuncia previa porque la ley los ampara a poder besarse en público y a que no los tengan que echar a la calle, lástima que las propias empresas no den esta formación a sus empleados, porque al fín y al cabo, quién queda mal es la propia marca que permite quedar como una empresa retrógrada, homófoba y que apoya un rechazo manifiesto a un colectivo por su tendencia sexual. Lamentable que ocurra esto hoy día.

Nota: Antes de escribir este post, me he puesto en contacto telefónico con el establecimiento y se resumen a no pasar llamada con los responsables y ni afirman ni desmienten lo contrario.

Comunicado de Burger King

Burger King Corp. está al tanto de los hechos sucedidos el pasado fin de semana en el restaurante BURGER KING® en la Plaza de los Cubos, Madrid, donde un responsable de seguridad actuó de manera independiente sin informar a los responsables del restaurante de su actuación.

BKC tiene una larga historia dedicada a la diversidad, incluyendo apoyo para la comunidad LGTB. La diversidad es una fuerza impulsora para nuestra innovación y para fomentar un entorno incluyente para todos: empleados, franquiciados, proveedores y clientes de los restaurantes BURGER KING®.

El franquiciado que posee y opera este restaurante BURGER KING® tiene una política de cero tolerancia para cualquier tipo de discriminación y, al tener constancia de los hechos sucedidos, ha tomado medidas inmediatas para abordar el incidente.

En El Blog Salmón | Discriminación laboral por filiación política o sindical: el caso de El Corte Inglés y Falange
Imagen | Wikimedia

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir