Compartir
Publicidad

La economía mundial pierde por goleada

La economía mundial pierde por goleada
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad


El desplome de la locomotora estadounidense está llevando a toda la economía mundial a la bancarrota. Las empresas privadas de Estados Unidos despidieron a 742.000 trabajadores en marzo, sumando quince meses consecutivos de aumento del desempleo en un fenómeno que ha tenido la particularidad de ser creciente e imparable. La cifra comienza a poner al rojo vivo a toda la economía. Los datos para Europa en general y para España en particular, siguen la misma tendencia. El mundo pierde por goleada la implantación de un modelo económico espúreo.

Los recientes datos muestran que no hay ninguna señal de alivio y que estamos lejos del punto de inflexión que podría marcar el inicio de la recuperación. La economía mundial se estrella en la recesión más seria y profunda de 100 años y la necesidad de revertir este ciclo se hace imperiosa. Dura tarea para la cumbre del G-20 que parte mañana y que debe significar al menos el compromiso de terminar con los paraísos fiscales y regular a las instituciones financieras para asegurar verdadera transparencia. El descalabro provocado por la desregulación financiera y la mirada mezquina del FMI (mucha vigilancia y control para los países emergentes pero nada para los EEUU) es parte del descalabro.

Los descensos en todos los ámbitos han sido mayores a los previstos y el Banco Mundial debió salir a corregir a la baja los datos del crecimiento global para este año, estimando que la contracción será de -1,7%, el peor desempeño desde la segunda guerra mundial. Para comprobar la magnitud del problema, basta con recordar que hace sólo cuatro meses, en noviembre del año pasado, el Banco Mundial preveía un crecimiento de 0,9% para este año. Es decir, en apenas 120 días la estimación varió un 300%.

Uno de los elementos no considerados en estos análisis es que así como cada desempleado deja de consumir (instando a la austeridad en quienes aún mantienen el empleo), también cada desempleado deja de aportar a los fondos previsionales los recursos con los cuales éstos pagan a los ya pensionados. Este auténtico esquema ponzi de requerimientos de dinero fresco (el aporte mensual de los trabajadores) para financiar el pago de los pensionados, también se encuentra en su punto límite. Es otro aspecto que en la crisis de 1929 no estaba presente. El mundo comienza a teñirse de rojo y si no se logran acuerdos claves en la reunión del G-20, la situación se tornará alarmante y nada podrá controlar el descontento masivo.

Sitio de la cumbre del G-20 en Londres: http://www.londonsummit.gov.uk/en/

Imagen | hz536n

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio