Compartir
Publicidad
Publicidad

Wall Street y otra jornada en el infierno

Wall Street y otra jornada en el infierno
Guardar
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Pese a los dichos de Barack Obama de que “No hacer nada, puede convertir esta crisis en una catástrofe”, y a la aprobación del congreso estadounidense de un Plan de Estímulo de 2 billones de dólares, las bolsas mundiales sufrieron un nuevo desplome. El Ibex 35 cayó 2,18%, el Dow Jones 4,62%, el Dax 30 lo hizo en 3,46%, el FTSE de Londres perdió 2,19% y el Cac francés 3,64%. Los números rojos fueron a escala global.

La corrección en los precios está llevando al mercado a un nivel crítico, demostrando que el sistema financiero se encuentra herido de muerte y, como dice Tyler Cowen, es un zombie caminando. La crisis de los bancos muertos que caminan le han propinado a las bolsas una jornada para olvidar, pese al esfuerzo desplegado por la administración de Obama para resucitar a la golpeada economía estadounidense. El Presidente de EE.UU había señalado en la jornada previa:

Este plan no es perfecto, pero ningún plan lo es, y no puedo asegurarles que todo el contenido del plan funcionará exactamente como esperamos, pero puedo contarles con total confianza que la inacción sólo serviría para profundizar esta crisis y los problemas que sufren millones de personas”

De todos modos, aún sigue faltando un paso importante: el texto al que le dio su aval la Cámara alta tiene diferencias sustanciales con lo que aprobó el mes pasado la cámara de Diputados, y ahora las dos cámaras deberían consensuar un proyecto unificado, por lo que aún hay dudas. El plan no termina de convencer incluso a Paul Krugman, quien dijo “No está claro lo que el plan quiere decir, al menos hasta lo que vimos hoy”.

El secretario del Tesoro, Timothy Geithner, dio a conocer diversas iniciativas entre las que se incluye destinar una inversión inicial de 500.000 millones de dólares a la compra de activos tóxicos, que perjudican los balances de los bancos y minan la confianza entre las entidades, y en lo que se quiere implicar al sector privado.

La Reserva Federal y el Departamento del Tesoro ampliarán su programa destinado a compras de créditos, hasta posiblemente un billón de dólares, y destinará unos 500.000 millones a ayudar a los propietarios a evitar la ejecución de hipotecas y poder conservar sus viviendas, y facilitar la refinanciación de préstamos.

“Afrontamos una crisis financiera enormemente complicada, que va a llevar mucho tiempo resolverla y va a ser duro hacerlo, pero vamos a seguir en ello hasta que la arreglemos”, señaló Geithner durante una entrevista en el canal financiero CNBC posterior a la presentación del plan.

Geithner reiteró la importancia que tiene restaurar el flujo de crédito entre las entidades bancarias y desde éstas a los pequeños negocios y a los consumidores para recuperar la economía, a la vez que se usa el dinero de los contribuyentes de forma adecuada y transparente. Respecto de la fuerte reacción bajista del mercado bursátil a su discurso, Geithner contestó que los mercados “entienden que esta es una crisis financiera aguda, grave y complicada y necesitamos ser honestos con el público respecto de lo duro que va a ser”.

Más información | El Economista: Emboscada en Wall Street; El Nuevo Plan de Rescate de EE.UU.; Senado aprueba el Plan; El Mundo: Ambiguedad hunde al Plan de Rescate
Imagen | Flickr mdumlao98

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos