Compartir
Publicidad
Publicidad

Banco de España da un toque de atención a la CAM

Banco de España da un toque de atención a la CAM
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

 

La Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) parece no ponerse de acuerdo con Cajastur para culminar su proceso de fusión, y por ello el Banco de España le ha dado un toque de atención para que resuelvan sus diferencias de manera inmediata. La caja resultante del Sistema Institucional de Protección (SIP), sería la tercera caja española por volumen de activos (con más de 135.000 millones de euros gestionados).

El problema que ha derivado en el desacuerdo radica en las diferencias manifestadas por la CAM en aceptar el pacto por el control de la caja resultante, negándose rotundamente a delegar su poder en el Presidente de Cajastur, Manuel Menéndez, que sería su consejero delegado.

Según el acuerdo inicial, Cajastur y la CAM tendrían cada una un peso del 40% en la entidad resultante, Caja de Extremadura un 11% y Caja Cantabria un 9%. La caja alicantina, ya ha manifestado tensiones en otros intentos de fusión que quedaron sobre el papel, me refiero a las conversaciones para una posible fusión anterior con la BBK y con Caja Murcia, que por discrepancias en cuanto al control del grupo resultante, la fusión no llegó a buen término.

Dadas las fechas en la que estamos, y con un mapa de las cajas de ahorros muy avanzado, la institución que preside Miguel Ángel Fernández Ordóñez se empieza a poner nerviosa ante la posibilidad de que una de las grandes fusiones se vaya al garete. En el caso de esta fusión, el problema no es otro que una lucha de poder entre dos cajas con volúmenes de activos gestionados y tamaños parecidos, y en la que ninguna de ellas está dispuesta a renunciar en un ápice a su poder en el grupo resultante.

Este es el problema real que presentan las fusiones, sobre todo las denominadas ‘fusiones frías’, en las que cada entidad continuará con su actividad habitual con un sistema de gestión coordinado, el hecho de que la gestión del grupo pueda recaer en otra entidad despierta cierto miedo de índole política, en una situación que se presume desigual por el hecho de que la entidad que asuma el control efectivo, pueda dirigir al grupo resultante hacia sus propios intereses.

Vía | El Mundo
En El Blog Salmón | El Banco de España interviene Caja Castilla la Mancha
Imagen | viclic

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos