Compartir
Publicidad

Cajasol abandona en el altar a la Junta de Andalucía

Cajasol abandona en el altar a la Junta de Andalucía
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

 

Mucho se ha hablado en la prensa económica sobre la posible creación de una gran caja de ahorros andaluza, que se materializaría mediante la fusión de sus grandes estandartes, Unicaja y Cajasol, pero muy a pesar de las negociaciones y de la insistencia de la Junta de Andalucía, Unicaja ha visto fallida su fusión con Cajasol y la Junta ha abandonado su pretensión, al optar la entidad presidida por Antonio Pulido por unirse al Sistema Institucional de Protección (SIP) de Banca Cívica. 

De este modo, Cajasol se integraría en un grupo financiero formado por cajas de ahorros ajenas a la región andaluza como las de Burgos, Canarias y Navarra, formando parte de la sexta caja de ahorros del mapa financiero nacional por volumen de activos.

La pretensión del gobierno regional andaluz no era ni mucho menos nueva, mostrando interés desde la era de Manuel Chaves en formar una gran caja andaluza, objetivo que ha pereguido con todo el peso de la política, y que bajo la coyuntura de un proceso de integración al calor del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) se veía cada vez mas cercano. Pero sus intentos, a la par que los de Unicaja, resultaron fallidos.

Ignoro los motivos que finalmente han llevado a la dirección de Cajasol a descartar este ‘soñado proyecto’, pero además de constituir una grandiosa oportunidad de crecer fuera de la región andaluza, a través de un grupo en el que obtendrá una notoria participación debido a su tamaño, ha supuesto la reivindicación de cuál debe ser el papel de una entidad financiera, esquivando al poder político, que hasta el día de hoy es quien sigue controlando las cajas de ahorros en sus jurisdicciones administrativas.

No es cierto que la política es la única ‘enfermedad’ que ha llevado a la gran mayoría de las cajas de ahorros a una situación mucho más negra que la que padecen los bancos, pero sí ha sido uno de las causas principales, fundamentalmente porque los objetivos políticos y regionales, muchas de las veces no apuntan en la misma dirección que los objetivos económicos y financieros, tal y como se ha demostrado.

Por todo ello, este movimiento de la caja andaluza puede interpretarse como un punto de inflexión, apostando por sus intereses en el marco de una economía de mercado, y no supeditando sus objetivos a las directrices políticas del gobierno de turno. Esta decisión merece mi admiración, no solamente porque sea una de las pocas que se han producido en el ámbito de las cajas de ahorros, sino porque sin lugar a dudas sembrará un precedente tan necesario, que posibilite la auténtica transformación de las cajas de ahorros al margen de los gobiernos regionales.

Vía | Cinco días
En El Blog Salmón | Un paso adelante en la configuración del mapa financiero andaluz
Imagen | edans

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio