Compartir
Publicidad
Publicidad

Diez bancos no pasaron las pruebas de estrés

Diez bancos no pasaron las pruebas de estrés
Guardar
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Diez de los 19 bancos sometidos a las pruebas de estrés requerirán apoyo adicional para sortear las turbulencias que impactan al sistema financiero de Estados Unidos. La noticia, que había sido filtrada a través de diversas fuentes, fue ayer confirmada por la Fed dando cuenta de que estos diez bancos requerirán la suma de 74.600 millones de dólares en ampliación de capital.

Los resultados mostraron que las pérdidas para un escenario poco favorable pueden llegar en los próximos dos años a los 600.000 millones de dólares. Estas pruebas de estrés consistieron en realizar una valoración de las hojas de balance de los bancos (en particular sus activos reales) para ver cómo se comportarían en el futuro bajo distintos escenarios. Una de las críticas que recibió esta modalidad fue la consideración de la tasa de desempleo: estas pruebas se hicieron con una tasa de desempleo máxima de 10,3% para el próximo año. La cifra de desempleo es una variable importante pues ayuda a determinar los flujos futuros de ingresos y pagos normales. El punto es, ¿qué ocurre si el desempleo es mayor y alcanza cifras del orden del 12% como se pronostica?

Por ahora, la lista de los bancos que requerirán una aportación importante de capital la encabeza Bank of America, que es el más golpeado pues necesita casi el 50% del monto: 34.000 millones de dólares. Le sigue Wells Fargo con 13.700 millones de dólares; GMAC con 11.500 millones; Citigroup con 5.500 millones; Morgan Staley con 1.800 millones; Regions Financial con 2.500 millones; SunTrust con 2.200 millones; KeyCorp y Morgan Stanley con 1.800 millones, y Fifth Third Bank con 1.100 millones. Los bancos que superaron co éxito esta prueba son JPMorgan Chase, Goldman Sachs, MetLife, American Express, Capital One Financial, Bank of New York, State Street.

Es importante tener una cuantificación del daño y anunciarlo públicamente para precisar cuales serán las necesidades futuras del sistema financiero. En momentos en que hay gran descrédito por la banca y nadie cofia en los libros bancarios, se impone una prueba de transparencia. De ahí estas pruebas de estrés anunciadas por Obama el 10 de febrero. Tras tres meses de trabajo los resultados, según Bernanke, “devuelven la confianza en el sistema y proporcionan seguridad al público”.

Esta situación no significa una reactivación automática de la economía ni mucho menos. Nos esperan a lo menos 12 meses muy dolorosos en los cuales el desempleo será el factor más relevante. Mientras el desempleo no comience a irse en retirada en forma constante y a buen ritmo, se va a mantener la economía mundial en riesgo. En este proceso de estabilización a la baja será necesario preparar y coordinar las medidas que den al sistema financiero la solidez que requiere. Los anuncios de muchos gobiernos y del propio Obama por neutralizar los paraísos fiscales, van en esa dirección.

Más información | Bloomberg, Resultados de la Fed
En El Blog Salmón | Pruebas de tensión para los bancos estadounidenses
Imagen | Eightyfiver

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos