El petróleo por encima de lo 90 dólares por primera vez desde 2014: te explicamos qué está pasando

El petróleo por encima de lo 90 dólares por primera vez desde 2014: te explicamos qué está pasando
4 comentarios
HOY SE HABLA DE

El mes de febrero ha traído consigo ver el barril de petróleo WTI y el Brent por encima de los 90 dólares por primera vez desde 2014. El petróleo ha ido sumando récords. Después de un rally de un 50% en 2021, el WTI ha aumentado casi un 20% en lo que va de año.

Daily 2022 Wti Crude Oil Spot Prices 20220204 2

Sus catalizadores del corto plazo vienen dados por la OPEP+, una coalición de la OPEP y sus aliados, que mantendría su aumento de producción programado de 400.000 barriles por día en marzo.

Si nos ponemos en contexto, los productores de petróleo, encabezados por Rusia y Arabia Saudita, representan más del 40% del suministro mundial de petróleo. Y en julio del año pasado acordaron aumentar la producción en 400.000 barriles por día cada mes para restaurar los profundos recortes realizados al comienzo del brote de COVID-19 en 2020.

El problema de este tímido aumento es que tampoco no se cumple. La mayoría de los miembros no aportan su parte. Muchos productores siguen luchando por cumplir con sus cuotas, ampliando así la brecha entre el aumento de la producción en papel y el aumento real de la producción. Además, los disturbios de las milicias están afectando a los exportadores de Nigeria a Libia.

Al mismo tiempo, hemos visto un evento sobrevenido: el aumento de las tensiones geopolíticas entre Rusia y Ucrania, ya que el primero ha concentrado tropas a lo largo de la frontera. Ucrania es un centro de tránsito crucial para el petróleo y el gas entre Rusia y la Unión Europea. Se trasladó 11,9 millones de toneladas métricas de petróleo crudo en 2021.

Pero el precio del petróleo no se justifica por los últimos movimientos. Existe un telón de fondo en forma de desequilibrio entre la oferta y demanda.

La oferta no se ajusta a la recuperación de la demanda

Lo que primero debemos de conocer es que con la pandemia y el hundimiento de los precios del petróleo, la OPEP+ emprendió los **recortes de producción de casi 10 millones de barriles diarios realizados en abril de 2020*×. El objetivo es que se consumiera más del que se produjera, consumir inventarios y que el precio del petróleo subiera.

De hecho, el consumo mundial de petróleo ha superado el suministro mundial de petróleo desde mediados de 2020, lo que lleva a seis trimestres consecutivos de retiros de inventario mundial de petróleo.

Los inventarios comerciales en los países de la OCDE alcanzan los niveles más bajos desde mediados de 2014. Como hemos comentado, algunos países de la OPEP+ producen cantidades inferiores a las previstas debido a dificultades operativas que aumentan la producción.

Los precios del petróleo crudo han aumentado constantemente desde mediados de 2020 como resultado de las constantes extracciones de los inventarios mundiales de petróleo, que promediaron 1,8 millones de barriles por día desde el tercer trimestre de 2020 hasta finales de 2021.

Screenshot 20220209 023048 Chrome

Ganan los productores pierden los consumidores

En la primavera de 2020, los mercados petroleros sufrieron un shock, con la pandemia de Covid-19, una guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia y un exceso de oferta creciente que llevó los precios del petróleo a territorio negativo por primera vez.

Los bajos precios del petróleo ayudaron a los consumidores a ahorrar dinero justo cuando más lo necesitaban. Pero esos mismos precios bajos fueron devastadores para las compañías de petróleo y gas y para los inversores que apostaban por el fracking con un coste de extracción sensiblemente más alto que las explotaciones de pozos tradicionales.

A medida que la demanda de petróleo se recuperó a mediados de 2021, los mercados energéticos se sobrecalentaron y los precios del petróleo alcanzaron su nivel más alto desde 2014, al igual que hemos visto el gas natural.

Ahora, las empresas de petróleo y gas están sumando entradas de efectivo. Esta realidad ha avivado los temores de inflación y la indignación por la presión en los costes.

Esta dinámica ha puesto al descubierto un conflicto fundamental en la economía de los combustibles fósiles. Los intereses de los consumidores y los productores son diametralmente opuestos.

Temas
Inicio