Publicidad

El verdadero evento del año no es el de Apple el 10 de septiembre, sino dos días más tarde

El verdadero evento del año no es el de Apple el 10 de septiembre, sino dos días más tarde
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

En toda la prensa tecnológica no hace más que hablarse del día 10 de septiembre y el evento de Apple, la keynote que dará entrada al iPhone 11, nuevos Apple Watch y seguramente muchas novedades más. Sin embargo, y a pesar de que los usuarios de Apple viven con pasión estas presentaciones, no afectará excesivamente a nuestras vidas. Sin embargo la reunión del BCE de dos días más tarde, y la posterior rueda de prensa puede que sí. Y mucho.

La economía mundial, y concretamente la europea, se está debilitando. Y en el BCE lo saben. Su Presidente, Mario Draghi, no es una persona que espera que los acontecimientos sucedan para luego actuar. Es la persona que salvó el Euro y ahora, a mes y medio para el fin de su mandato, va a volver a hacerlo.

La última bala de Draghi

Mario Draghi acaba su mandato el 31 de octubre, un mes y medio después de la reunión del 12 de septiembre. Pero le va a dejar a la siguiente en su puesto, Christine Lagarde, los deberes hechos. Y es que la mandataria francesa ya ha confirmado que continuará con los programas de estímulo de su antecesor.

Draghi dijo en su día que haría lo que fuera por salvar el euro. Aquel "whatever it takes" está ya escrito en los libros de historia. Efectivamente hizo todo lo necesario, estiró los tratados hasta el punto de casi ruptura y salvó al euro. Se llevó muchas críticas de Alemania, pero, visto en perspectiva, hizo lo correcto.

Ahora, con los tipos en cero, viene otra crisis. ¿Qué políticas monetarias puede utilizar para estimular la economía? Está claro que la sorpresa es un buen arma. Y dar más de lo que el mercado se espera puede ser su estrategia.

Lo que se espera es que los tipos caigan más, y que la facilidad marginal de depósito baje del -0,4% actual al -0,6% (con algunas salvedades o tramos para no hundir a los bancos). También se espera que recupere el QE, la compra de bonos por parte del BCE. ¿Queda algo más que hacer?

¿Qué nos puede suceder?

El BCE quiere estimular la economía y para ello quiere aumentar el movimiento del dinero. Por tanto, y aunque habrá que esperar al día 12 para saberlo, seguramente las medidas que tomen nos afectarán. Habría que estudiarlas muy bien pero puede que los bancos empiecen a cobrar por los depósitos de los ciudadanos, tal y como ya dijimos en agosto. Y eso sí que sería un gran cambio.

También sería un gran cambio que las medidas del BCE estimulen la economía, se siga creciendo y generando empleo. Es el camino que necesitamos, en el sur de Europa aún más, para olvidar la Gran Recesión.

Pero para seguir profundizando en los tipos negativos el BCE tendría que tomar medidas más drásticas, limitando el dinero en efectivo para impulsar más aún el electrónico. ¿Es posible? Tiene ventajas pero también inconvenientes, no lo olvidemos.

En definitiva, habrá que estar muy pendiente el día 12 de la reunión del BCE. Será, seguramente, el evento más importante del año, el que más afecte a nuestros bolsillos.

Y vosotros, lectores, de cero a diez, siendo cero que no haya ningún cambio y diez que Draghi anuncie que en esos momentos salen helicópteros de Frankfurt cargados de billetes para hacerlos llover sobre las principales ciudades europeas, ¿qué creéis que pasará?

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir