Publicidad

Cheques formación a parados, una buena idea

Cheques formación a parados, una buena idea
22 comentarios

Publicidad

Publicidad

Los cheques de formación a desempleados son una medida en la que la responsabilidad sobre la formación del desempleado recae en el mismo y la administración tiene como principal tarea la financiación y el control del uso de los fondos usados en la misma.

Los cheques de formación a parados son una política económica que ha salido al debate por su inclusión en el programa económico de Ciudadanos, personalmente creo que de las medidas presentadas es la mejor ofrecida en el programa. Pero esto no viene del programa de ciudadanos, por parte del PP se han anunciado medidas similares, sin que se hayan puesto en práctica.

Antes de encontrar defectos a los cheques de formación a parados, que los tienen, quiero que tengamos en cuenta una premisa, ningún sistema es perfecto, pero unos son más imperfectos que otros. Y nuestro actual sistema de formación a parados dista mucho de ser perfecto.

Funcionamiento de los cheques

El funcionamiento es sencillo, la persona en situación de desempleo solicita un cheque de formación en las oficinas de atención al desempleado y obtiene un vale. Este puede ser utilizado en cualquier entidad que ofrezca formación y tenga un acuerdo con la administración para ello.

Vamos a hablar de cheques de formación, pero esto no significa que tengan que ser necesariamente cheques. En otros lugares se utiliza una cuenta, de modo que el desempleado puede elegir si emplear los fondos en uno o más cursos, según las habilidades que eche de menos para obtener un empleo.

Aparte se pueden poner medidas de control adicionales al mismo, recomendables para evitar el fraude, aunque deben de ser de modo que no impliquen más burocracia. También se pueden hacer Con los cheques de formación ha habido experimentos en Holanda y en Suiza, ambos con resultados satisfactorios (aunque no espectaculares).

Ventajas de los cheques de formación

La mayor ventaja que veo es que el desempleado puede optar por aquella formación que vea conveniente. Por ejemplo recientemente salió en El País un desempleado joven gaditano que quería optar a un curso de guardia de seguridad, pero que nunca conseguía reunir los puntos. Con los cheques de formación, si hubiera suficiente demanda del curso de vigilante de seguridad, es muy probable que alguna empresa fuera a dar ese curso a todos aquellos desempleados que tuvieran interés en el mismo en la zona.

Otra ventaja es que, en principio, la información que tiene el desempleado es mayor que la que tiene la administración como para saber que necesita el mismo. No es lo mismo que el desempleado tenga experiencia en una cadena de comida rápida y quiera dedicarse a la cocina pero le falte formación sobre algo más que hacer hamburguesas y freír patatas, a que vea que no lo contratan en un taller porque a pesar de su experiencia de seis meses vendiendo repuestos le falta saber como cambiarlos, o tal vez necesite cursos de idiomas para ser recepcionista en un hotel cuyos clientes suelen ser alemanes e ingleses. Esto se suele traducir en una mayor implicación del desempleado en la formación, y no en presencialísmo en ir para seguir cobrando la prestación por desempleo o porque no se tiene otra cosa que hacer.

Defectos de los cheques de formación y fraude

Un defecto que tienen los cursos de formación es que el desempleado puede acabar tomando cursos simplemente porque le resulten atractivos, aunque no sean útiles para tener un empleo. Por ejemplo se me ocurren “curso de probador de videojuegos”, “curso de tertuliano televisivo en programas del corazón” o “iniciación al sánscrito”. No porque la formación sea mala, sino por las irreales posibilidades que tiene un desempleado de acabar teniendo una ocupación gracias a estos cursos. Personalmente creo que este es el defecto que debemos de asumir, pero que hay que tener en cuenta también la responsabilidad de los desempleados y que se puede paliar mediante asesría por parte de un profesional de la oficina de empleo.

Otra critica que me parece acertada por parte de Javier López (secretario de formación de CCOO) es la visión a corto plazo que subyace detrás de este tipo de políticas, “te doy un curso de formación y sales adelante” que impide una planificación de una carrera laboral a largo plazo. Aunque es cierto, también hay que tener en cuenta que los cheques de formación podrían emplearse en formación a plazos más largos que cursos de un mes, por ejemplo tasas y materiales de módulos de FP o masters oficiales en las universidades. No estamos hablando de que los cursos sean a tan corto plazo o sólo puedan emplearse en empresas de formación.

Cuando se mencionan los cheques de formación se habla de que existe una posibilidad fraudulenta para el desempleado. Por ejemplo el desempleado puede que acabe optando por cursos más fáciles o por cursos en los que se le de parte de la prestación del cheque. Es cierto que esto es algo que es posible, pero tenemos que tener en cuenta que actualmente existe fraude en los cursos de formación para desempleados.

Por ejemplo bajo nuestro sistema actual hemos tenido cursos de cortador de jamón a distancia, incluyendo un temario, un DVD, un jamón y un jamonero. No me parece mal un curso de corte de jamón, es algo necesario en la hostelería y siempre he oído que son profesionales bien pagados, pero ¿seguro que un curso que envía un jamón a la casa del desempleado es el más útil y mejor pensado de3 la historia?

Y este no es el único caso. Sólo la red de fraude de Andalucía ha podido suponer unos 2.000 millones de euros, muchos de ellos provenientes de fondos europeos.

No quiero decir que todos nuestros cursos de formación sean un fraude o poco útiles, pero hay que tener en cuenta que el fraude no sucede exclusivamente en los parados que reciben cursos de formación, en este caso, es necesario poner medidas de control.

Medidas de control

La importancia de las ideas está más en su ejecución que en otra cosa. Al defender los cheques de formación no estoy diciendo que se debe de poner en práctica los mismos mañana de un día para otro deshaciendo todo el sistema de formación de desempleados existente hasta ahora. Si me parece que tiene sentido que se experimente con varios modelos y se analice la evidencia científicamente de cada modelo utilizando como grupo de control el resto de nuestro sistema de formación. Me parece que es una forma más adecuada de realizar políticas sociales probando lo que funciona y lo que no en vez de lo que se le haya pasado por la cabeza al político de turno que suene bien en un mitin.

Otras medidas de control que se me ocurren son las auditorías, no es algo que sea perfecto, pero sí que puede ayudar mucho a determinar el interés de un curso de formación. No entiendo porqué no puede haber personas que inspeccionen dichos cursos matriculándose en los mismos.

Por último, la administración pública tiene los datos necesarios para evaluar a los distintos proveedores de formación y los distintos cursos ofrecidos. Por ejemplo se puede evaluar las personas que lo han ejercido, el porcentaje de ellas que han encontrado trabajo y compararlo con el nivel educativo (¿no llegó a acabar la ESO o teiene un doctorado?), formación previa (¿estudió trabajo social o ingeniería?) y otros cursos complementarios que pueda haber tomado (por ejemplo un curso de ofimática es complementario a uno de administrativo y uno de chapa y pintura a uno de mecánica del automóvil).

Si el curso se ha ofrecido anteriormente, se tienen los datos perfectos para saber el porcentaje de egresados que consiguieron un empleo en seis meses tras finalizar el curso. Una medida que se podría estar poniendo ya en los cursos de formación actuales y que no parece que se esté haciendo (cuando debería de ser pública).

Si los cheques de formación, o cuentas de formación, no son la panacea, la puesta en práctica de los mismos será clave. Pero que el sistema de formación a desempleados ha de replantearse completamente es algo que sólo pueden negar aquellos beneficiados por el mismo, dada la gran tasa de desempleo que tenemos en nuestro país. No creo que lo estemos haciendo bien si seguimos teniendo a millones de personas que no trabajan, estoy seguro de que es posible ofrecerles una ayuda mejor que la que se hace ahora.

En El Blog Salmón | Ciudadanos pretende acabar con el actual modelo de financiación de la formación de parados (y, con suerte, con algo más...) y Dudas del programa económico de Ciudadanos Más información | Nada es Gratis, comunidad ism Imagen | David Goehring

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir