Compartir
Publicidad
Publicidad

Los parados deberían leer la prensa durante 7 horas al día

Los parados deberían leer la prensa durante 7 horas al día
Guardar
24 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Fernando Calahorro, subdelegado del Gobierno en Jaén ha lanzado una propuesta en defensa del PER, paro agrícola y la necesidad que existe para cambiar las prestaciones por desempleo del régimen general a un sistema similar. Tengamos presente que el PER, la renta agraria o el subsidio por desempleo agrícola son conceptos distintos que muchas veces se meten todos en el mismo saco, temas que por su extensión podemos emplazar para nuestros Conceptos de Economía si son de interés.

Centrándonos en las propuestas de Calahorro, el objetivo que se plantea para el régimen general es crear un sistema de creación activo de empleo con base en los parados del régimen general. Este sistema crea empleo y facilita infraestructuras con mayor carga de gasto público para estas infraestructuras. Esto está muy bien sobre el papel, pero nos volvemos a equivocar con las aplicaciones de las teorías keynesianas.


El sector público no puede sustituir indefinidamente al sector privado, que es el problema de fondo del PER y los fondos AEPSA. Estos fondos dotan de recursos a los ayuntamientos para que lleven a cabo inversiones con gran consumo de empleo usando a los trabajadores agrícolas desempleados (mano de obra de baja cualificación). Un proyecto que comenzó en 1984 como revulsivo a la economía agrícola se ha instaurado de manera indefinida en muchos pueblos y ciudades.

Dado que es necesario generar unas políticas activas de empleo las medidas que se deben poner en práctica deben ir enfocadas en dos sentidos:

  • Eliminación del fraude en el cobro de prestaciones y subsidios por desempleo.
  • Formación para los desempleados.

Estos dos puntos se cubren de una tacada de una manera muy sencilla. Todo aquel que esté cobrando una prestación o subsidio por desempleo deberá acudir todos los días a un centro académico que imparta titulación oficial. Desde universidades a colegios en función de los conocimientos adquiridos con anterioridad y no, no es exceso de titulitis, es formación y educación lo que reclamo.

Y para aquellos que no quieran, basta con que diariamente todos los desempleados se vayan obligatoriamente a la biblioteca de su localidad y estén leyendo prensa, cómic de Asterix o La Ilíada de 8 a 15 horas y con horarios rotativos. Obviamente con asistencia obligatoria so pena de pérdida de prestación si se acumulan dos faltas injustificadas. Las políticas activas contra el fraude y la formación se atajan con control horario y más formación y qué mejor que las bibliotecas para estas funciones. Una vez eliminemos el fraude y sepamos realmente quiénes son los parados, entonces hablamos de las políticas de “Keynes forever”.

Vía | Diario Jaén, Ideal
En El Blog Salmón | Ayudas para la sequia: paro agrícola con 20 días trabajados,
Imagen | Vecinodelquinto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos