Compartir
Publicidad

Trabajadores forzados a respaldar la política del gobierno

Trabajadores forzados a respaldar la política del gobierno
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El gobierno francés acaba de sacarse una más de la manga. Continúan con su política de protección de sus empresas, al mismo tiempo que sus empresas andan por el mundo haciendo sus compras, incluso en algún caso, compras hostiles.

Acaban de anunciar dos medidas que, tanto en un caso como en el otro, requiere que los trabajadores apoyen al gobierno en su política nacionalista.

Introducirán planes para facilitar que trabajadores puedan invertir en sus empresas y, también, planes para que la Caisse des Dépôts et Consignations (CDC), el fondo de inversión más grande de Francia, pueda invertir más en renta variable local. Darles a los trabajadores facilidades para que puedan invertir en las empresas donde trabajan tiene el objetivo de que estas acciones se conviertan en un bloque sólido votando a favor de la continuidad de la empresa frente a los acercamientos que no son bienvenidos. Lo que quiere decir el gobierno francés es que quiere que este bloque vote en contra de cualquier empresa extranjera que venga de compra sin el visto bueno del gobierno, es decir mas o menos todas las aproximaciones de empresas extranjeras.

El problema con esto es que los trabajadores están siendo utilizados para asegurar los puestos de los gerentes de estas empresas y también para asegurar la política del gobierno pero ¿qué ganan los trabajadores con ello? Se les está pidiendo que concentren su riesgo financiero, ya que no solo trabajan en una empresa donde reciben su sueldo pero también sus ahorros estarán sujetos al futuro de la misma empresa.

La Caisse des Dépôts et Consignations se cuida de invertir los fondos de pensión de los trabajadores del Estado y en principio este fondo está para asegurar el futuro de las pensiones de estos. Esta nueva política del gobierno de invertir en y defender las empresas francesas, conseguirá que los fondos se invertirán por razones de Estado y no por las razones que deben primar, la seguridad y la rentabilidad. Está claro que invertir por razones de Estado perjudica estas otras razones y los trabajadores terminarán perdiendo.

El gobierno francés no debe olvidarse que los trabajadores están dándose cuenta cada vez más que sus intereses no siempre son iguales que los de la gestión de su empresa o de los sentimientos nacionalistas y están actuando. La última es la anunciada fusión en el sector eléctrico (Suez/Gaz de France) que parece que no ha convencido a los trabajadores.

Este gobierno francés no cambiará nunca. ¡El Estado gana y también los gerentes de las grandes empresas pero las pensiones futuras de los trabajadores pierden!

Vía | Financial Times (€ y en inglés) En El Blog Salmón | Francia se anota otro tanto, ¿Los trabajadores son menos nacionalistas? y Algunos ejecutivos venden acciones de sus empresas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos