Compartir
Publicidad

Cataluña comienza la comercialización de sus bonos patrióticos ¿compramos bonos catalanes o no?

Cataluña comienza la comercialización de sus bonos patrióticos ¿compramos bonos catalanes o no?
Guardar
21 Comentarios
Publicidad
Publicidad


La financiación autonómica y la deuda de las comunidades es un lastre importante. Hasta tal punto que Cataluña necesita unos 2.000 millones de euros para cerrar el ejercicio y ha optado por realizar una emisión de bonos a un año al 4,75% dirigidos a clientes minoristas. Esta emisión no suele ser habitual dado que la financiación autonómica se dirige fundamentalmente a clientes mayoristas y a entidades financieras.

La rentabilidad que se ofrece para los particulares es del 4,75%, rentabilidad que compite directamente con los depósitos a plazo de la mayoría de entidades que necesitan captar pasivo, pero supera en 25 / 50 puntos básicos estas ofertas. No obstante, este tipo de inversión está sujeto a unos riesgos para particulares que no deben pasar desapercibidos.

El riesgo principal radica en la posibilidad de impago del cupón o devolución del principal por parte de Cataluña. Actualmente, ninguna CCAA ha suspendido pagos y es un riesgo altamente improbable, pero Moody´s ya ha rebajado la nota a la deuda pública de Cataluña. Evidentemente, los bonos de deuda pública no están cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos, con lo cual, cuando en las entidades financieras colocadoras los vendan como “plazos fijos”, evidentemente no son lo mismo.

El segundo, radica en una cuestión de liquidez. Estos bonos habrá que mantenerlos a vencimiento y aunque el plazo es corto, un año, hay que tenerlo en cuenta a la hora de una adquisición importante. No obstante, como el nominal de los bonos es de 1.000 euros con un límite de 2 millones de euros por inversor, este riesgo no debería ser trascendente para una inversión meditada.

Por otra parte, siempre queda la sombra de la duda. Si Cataluña recurre a los clientes particulares “apelando al patriotismo catalán”, se traduce en que no se fía de ella nadie y que no le compra la deuda ni un solo inversor cualificado. Esta tesitura, con los costes que asume la Generalitat por la colocación, que es del 4,75% a pagar al inversor y del 3% de comisión para la entidad colocadora, hace pensar que Cataluña paga por su deuda un coste nada despreciable. Esta línea junto con la negativa de los grandes bancos para entrar en la rueda de colocación de su deuda por la poca solidez entre sus clientes, da que pensar.

Mi opinión particular al respecto es que se puede acudir a la emisión siendo consciente del riesgo que se asume. Pero a efectos de clientes particulares, una rentabilidad del 4,75% si no tienen que cambiar de entidad y cuentan con cuenta de valores en las cajas que actúan como colocadoras, puede ser una inversión rentable a corto plazo. Parto de la base que “papá Estado” sacaría la artillería si a Cataluña se le complica el asunto de la devolución y también de que nadie con dos dedos de frente pondría todos los huevos en la misma cesta, más aún siendo huevos de este tipo. Otro asunto es el tratamiento que le va a dar Catalunya Caixa a la emisión y la hipotética garantía que respalda la operación.

En GurusBlog | Dónde y cómo comprar la inversión de bonos de la Generalitat de Catalunya
En El Blog Salmón | ¿Qué es la deuda pública?, ¿De dónde obtienen la financiación los Estados?
Imagen | Barberenc

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos