Compartir
Publicidad
Publicidad

Cómo Goldman Sachs empujó al abismo a AIG

Cómo Goldman Sachs empujó al abismo a AIG
Guardar
5 Comentarios
Publicidad

Esta entretenida lectura publicada en la primera plana de The New York Times, nos muestra la forma en que Goldman Sachs condenó al infierno a American International Group, la primera compañía de seguros del mundo, apelando al simple juego de "cara o cruz". El reportaje da cuenta de la forma en que tras cada pérdida de AIG, existía al otro lado un ganador absoluto que no era otro que el banco Goldman Sachs.

Durante más de un año, tanto el Congreso como la prensa han intentado encontrar la pistola aún humeante que demuestre que Goldman y otros bancos hicieron algo ilegal. Y hasta el momento, lo único que se ha descubierto es la aplicación de las prácticas de negocios que se han enseñado en la Escuela de Chicago durante décadas. Goldman apostó contra AIG, y ganó. Si no fuera por el rescate de 182.000 millones de dólares, nadie lo sabría. La historia que presenta The New York Times muestra cómo Goldman Sachs, al detectar a tiempo el desastre hipotecario, a mediados del año 2007, corrió a adquirir seguros para sí y sus clientes. Este hecho no tiene nada de extraño. De hecho, si se vive en una zona con muchos huracanes, lo normal es tomar un seguro. Y si se anuncia que viene un huracán, lo normal es correr a comprar más seguros.

El problema es que AIG lo haya aceptado, y que no haya tenido una dimensión aceptable de los riesgos. Se dejó llevar por quienes decían que esta era una crisis como todas.. y cayó en la trampa. Fue la principal perderora al tropezar en la mayor crisis finaciera de los últimos 80 años.

La historia de The New York Times muestra todos los dineros que ha recibido AIG, y que han ido a parar en forma íntegra a Goldman Sachs. Incluso los 12.000 millones de dólares que fueron al banco francés Societe Generale, éste los debió entregar íntegros a Goldman Sachs. Como se ve, la institución que lidera Lloyd Blankfein, fue la gran ganadora con la crisis.

El tema puede cambiar si se demuestra que la Reserva Federal de Nueva York, presidida en esa fecha por Tim Geithner, presionó a AIG para la contratación de los seguros. También si se demuestra que la actuaciones de la Fed, en octubre y noviembre de 2008, fueron precipitadas: generaron grandes ganancias para Goldman Sachs, y ningún beneficio real a la economía.

Más información | The New York Times, ABC.es Imagen | Nesster

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos