Compartir
Publicidad
Publicidad

Los emisores de CDS pueden quebrar

Los emisores de CDS pueden quebrar
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de los productos financieros más popular de los últimos años han sido los Credit Default Swap (CDS). Este producto es uno de los causantes de la crisis financiera, ya que no estaba regulado y ha ayudado a infravalorar el riesgo de muchas operaciones financieras. Es, ni más ni menos, que un seguro contra el impago de un crédito o bono.

Por ejemplo, si compras unos bonos de una empresa, asumes el riesgo de que esta empresa quiebre y no te pague. Pero si además compras un CDS, a cambio de una prima te aseguras de recuperar lo invertido. Es decir, transfieres el riesgo al vendedor de los CDS. Además, este producto sirve para medir el temor del mercado respecto a una empresa o Estado. Si los CDS están bajos, es que hay poco riesgo. Si están altos, es que el riesgo es mayor (hay que pagar más prima del seguro).

Y el problema está en que el riesgo de impago es el riesgo de impago, y si ha habido grandes grupos financieros comprando riesgo, ahora que estos riesgos se están materializando, pueden quebrar. Y como el mercado de los CDS no está regulado, no se sabe muy bien cuantos grupos financieros están afectados ni por cuánto dinero.

El primer toque de atención fue con la quiebra de Lehman Brothers. Los emisores de CDS tuvieron que hacer frente a muchos pagos, pero el sistema aguantó. No hubo quiebras en cadena de nuevos grupos financieros, pero podría haber pasado: un grupo no puede hacer frente a sus obligaciones y quiebra; el siguiente grupo, más grande, no tiene que hacer frente sólo a las obligaciones CDS de la deuda de Lehman sino también a los CDS del grupo que ha quebrado por no poder hacer frente a los CDS de Lehman, no puede y quiebra; y así sucesivamente.

Es decir, en estos años se había obviado que el emisor de un CDS podía quebrar. Ya no hay que protegerse sólo del impago del crédito mediante un seguro, ya que el asegurador también puede quebrar. Y el problema es que como los CDS no están regulados, como las aseguradoras de toda la vida, no tienen que hacer provisiones. No se puede saber si el vendedor de los CDS que tenemos en cartera está sano o no.

El riesgo es el riesgo, y no puede desaparecer por empaquetarlo sucesivas veces.

Vía | El Economista
Imagen | Janson

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos