¿Qué sucede si suplantan tu indentidad en tu banco y te roban dinero?

¿Qué sucede si suplantan tu indentidad en tu banco y te roban dinero?
1 comentario
HOY SE HABLA DE

España está registrando un aumento de las denuncias por suplantación de identidad en las entidades financieras. Es decir, mucha gente está viendo cómo personas que no son ellos entran en sus cuentas y les roban. Algo de lo que alertó el Banco de España a principio de año por el auge de un método a través de SMS que recopila los datos de los usuarios de las entidades para hacerse pasar por ellos.

Los usuarios reciben un SMS de su supuesta entidad (se han reportado casos del Banco Santander, BBVA o Caixabank) pidiéndoles datos personales que luego usan para entrar en sus cuentas y robarles.

Porque el auge de la tecnología trae consigo estos peligros, ya que en la red no todas las personas actúan de forma legal. Vaya, como en la realidad. El problema es que el desfalco que nos puedan hacer es aún mayor, pues guardamos más dinero en el banco que en el monedero.

Ante algo que, por desgracia, cada día es más común, ¿qué podemos hacer los usuarios? No nos queda otra que confiar en los filtros de seguridad de nuestros bancos, pero si estos fallan y nos roban, ¿qué pasa? ¿Nos devuelven nuestro dinero? ¿Nos compensa la entidad?

Te devuelven el dinero...pero no siempre

Por regla general, según lo establecido por la Directiva (UR) 2015/2366 del Parlamento Europeo, los bancos deben hacerse cargo de devolver al cliente el dinero robado por su tarjeta de crédito o banca online.

Si nos roban la tarjeta, la entidad debe devolvernos el 100% de lo robado, pero hasta que la hayamos cancelado, los usuarios correremos con los cargos de hasta 50 euros que el ladrón haga. Es decir, es imprescindible cancelar la tarjeta en cuanto nos demos cuenta.

Es decir, si nos roban 500 euros antes de cancelar la tarjeta, el banco nos dará 450 euros, y los 50 restantes los perdemos. Pero si cancelamos la tarjeta y después es cuando nos quitan los 500 euros, los cubre el banco íntegros.

Pero si hablamos de un duplicado de tarjeta, solo nos podemos dar cuenta cuando haya un cargo extraño que no hemos hecho nosotros, por lo que en ese caso el banco cubre todo de primeras. Y lo hace en un plazo de unas 24 horas, aunque hay que reclamarlo mediante un formulario.

El problema es que si, al robarnos, han introducido todos nuestros datos de forma correcta (pin y demás) y se ha realizado la autenticación sin problemas al comprar, el banco no nos devuelve el dinero robado, pues considera que ha sido una negligencia por nuestra parte. Esto suele suceder si llevamos apuntado el pin en la tarjeta o cosas de ese tipo.

Pero claro, pueden quitarnos nuestros datos y hacer esa autenticación como si fuéramos nosotros. En esos casos será difícil demostrarlo, pero hay que intentarlo y denunciarlo ante las autoridades, pues cada vez hay métodos más sofisticados de suplantación de identidad.

Por ello, los bancos deben ocuparse de mantener sus sistemas lo más protegidos posible, pues ellos son los guardianes del dinero de sus clientes y si estos sufren robos, es su responsabilidad. Ante el avance de los fraudes, los bancos deben responder con la máxima celeridad para evitar que la gente pierda su dinero.

Temas
Inicio