Compartir
Publicidad
Publicidad

Alfredo Saénz, el hombre discreto

Alfredo Saénz, el hombre discreto
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Santander acaba de publicar sus resultados. Uno de los profesionales bancarios más reputados en España, su Consejero Delegado, ha dado cuenta de ellos a los medios. Alfredo Saénz, como es costumbre en él ha sido tajante, seco, casi cortante en algunos momentos. Esta en su derecho.

Yo estoy en el mío para decir que la intervención de Sáenz no me ha parecido acertada. Para nada. Estoy seguro que muchos compartirán mi análisis, sobre todo si nos centramos en los dos puntos donde su discurso me ha parecido más burdo, menos elaborado.

El primero de ellos es el que hace referencia a la mora. Sus declaraciones han sido contundentes. En El Confidencial titulan su artículo con esta afirmación: La morosidad del Santander nunca tocará el 2%. Ha faltado algún periodista guasón que le preguntase a que siglo se refería o si era una afirmación, como las excomuniones papales, por toda la eternidad.

Teniendo en cuenta que en un año casi se ha duplicado, y que actualmente sobrepasa el 1,6%, nos pide a los observadores externos un acto de fe. Mientras otras entidades hablan de tasas previstas de incluso un 7%, la previsión de Sáenz es sorprendente. Casi casi más que la futurología, dicha aseveración se asemeja a aquella tan famosa de no hay pruebas ni las habrá: el Santander parece dispuesto a hacer lo posible e imposible para no estropear la ratio. Habrá que ver lo que el Balance aguanta y lo que el Banco de España opine (bueno, de éste ultimo no espero mucho).

En El Mundo nos encontramos otra perla de esta presentación. Dice el Consejero Delegado del Santander que esta en contra de hacer público que entidades se acogen a las lineas de financiación/ayuda habilitadas por el Gobierno. Afirma que eso supone un grave riesgo reputacional para las firmas que recurran a estas soluciones, y de paso deja caer que ellos no lo han descartado.

Igual no lo he entendido bien, Sr. Saénz. Recurrir a estos programas gubernamentales daña su imagen, ya que los medios lo reflejan de un modo grotesco. vaya. Y yo que pensaba que lo grotesco es que se pretenda hurtar información a los accionistas, a los depositantes y sobre todo a los contribuyentes. Ya puestos, evitemos el presentar las cuentas anuales, no auditemos ni suministremos información, y por supuesto no hablemos para nada de la tasa de morosidad. Estará conmigo en que una tasa de morosidad alta si que daña la reputación bancaria. ¿Por qué aquello debe mantenerse en secreto y ésta no? Quizás si esta pasase en el Santander del 2% es cuando Vd. reclamará medidas en dicho sentido.

Estoy en contra de esos planes de salvamento. De los de allí y de los de aquí. Y la forma en como pretenden llevarse a cabo me ratifica en mi postura. El dinero público debe recibirse con los bolsillos de cristal. Recurriendo a un lema muy usado por el actual gobierno, los españoles queremos saber. Queremos saber que entidades recurren a estas lineas, queremos saber cuales no, queremos distinguir entre unas y otras, queremos que la competencia no se distorsione aún más. Cuando hablamos de discreción en banca no nos debemos referir a lo mismo.

En El Blog Salmón|Llega el plan español para hacer frente a la crisis financiera

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos