Compartir
Publicidad

Cuando la inversión no se ‘levanta’, sino que se conquista

Cuando la inversión no se ‘levanta’, sino que se conquista
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Real Academia de la Lengua contempla levantar, en su acepción número 34, como ‘Apoderarse de algo’. Y pone un ejemplo para clarificar: “Se levantó con todo el dinero”. Es uno de los conceptos que, sinceramente, más me ha llamado la atención del ecosistema startup y todo lo que lo rodea. Se utiliza cuando una compañía consigue una financiación a través de una ronda de inversión. Y me ha llamado la atención no porque no porque la existencia de este apoyo económico no sea imprescindible para hacer crecer a estas compañías en sus primeros pasos, sino por la forma en la que, en algunas ocasiones, se utiliza.

Ayer, me encontraba con un tuit del fundador de coches.com y reconocido inversor español, Iñaki Arrola. Reflejaba una frase del también inversor Luis Martín Cabiedes que, para mí, es una de las claves que deberían grabarse a fuego muchos de los nuevos emprendedores que dan los primeros pasos en su startup.

Sobre este tema, el compañero Remo ponía hace unos días el dedo en la llaga a través de un post cargado de ironía sobre los nuevos emprendedores. Y lo ponía cuando hablaba de esa necesidad de conseguir un caudal ilimitado de rondas de financiación (‘levantar’, que se dice ahora) algunos (no todos, por cierto) de esos nuevos empresarios en potencia.

Necesitas inversores, muchos y tu labor como emprendedor consiste fundamentalmente en conseguir que el grifo de las rondas de ampliación de capital no se cierre, en conseguir subvenciones y financiación pública vía ENISA, CDTI y todo lo que se mueva. Ese es el núcleo importante de ingresos de la empresa, vender y facturar es cosa del pasado.

Y creo que este uso lingüístico es equivocado, simplemente, porque la financiación no se levanta, sino que se gana a base de esfuerzo y sacrificio. Se consigue a base de levantar un proyecto a pulso, de conseguir realmente afianzar un negocio con posibilidades de futuro y con ingresos (o perspectivas de conseguirlos) reales más allá de estadísticas llamativas. Se lucha convenciendo a través del camino andado y las conquistas alcanzadas después del buen hacer de hoy.

Flaco favor se hace al incipiente (e ilusionante en general) ecosistema startup cuando se utiliza expresiones como esta. La financiación para poner en marcha proyectos con crecimientos rápidos (y arriesgados) y necesidades importantes de inversión será siempre imprescindible. Pero banalizarla u obsesionarse con ella, casi como si ese fuese casi el único objetivo, sólo acabará desvirtuándolo todo.

En El Blog Salmón | "Hemprendedores", así es cómo se montan las empresas triunfadoras de España Imagen | 401(K) 2013

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio