Publicidad

Entidades financieras "éticas" (XIII): Fondo de Solidaridad "Paz y Esperanza"

4 comentarios

Publicidad

Publicidad

Penúltima entrega de nuestra serie dedicada a la banca "ética" en España. Hoy nos vamos con una entidad veterana, que lleva 27 años con su actividad en Andalucía. Estoy hablando del Fondo de solidaridad "Paz y Esperanza".

Se trata de una iniciativa que nace en 1984, años francamente duros, en la comarca de Loja-Alhama de Granada, y que hoy extiende su actividad a toda Andalucía. A continuación, y como ha venido siendo habitual en estas entregas, explicaremos como funcionan, como se financian y como financian, así como una valoración, como siempre muy subjetiva, de su actividad.

¿Qué es el Fondo de Solidaridad?

Están articulados como una asociación sin ánimo de lucro, cuyo fin es la promoción y ayuda a personas, familias y grupos marginales, a través de la promoción de empleo y la inserción sociolaboral, así como proyectos que apuesten por desarrollo sostenible, e incluso financiar iniciativas de cooperación al desarrollo

¿Cómo llevan a la práctica sus fines? A través de préstamos sin intereses o de ayudas a fondo perdido. Hasta el momento estamos hablando de más de 1.200 proyectos.

Se trata por tanto de una asociación cuyo fin es captar dinero para financiar pequeños proyectos de autoempleo, de cooperativas, de inclusión social, etc...

¿Cómo captan ese dinero?

Existen distintos canales a través de los cuales el Fondo capta recursos:

  • Las cuotas de socios. Como todo movimiento de base asociativa cuenta con la posibilidad de establecer una cuota para sufragar sus gastos. En este caso dicha cuota mensual, no retornable, la marca cada uno con un mínimo de 6 euros al mes.
  • A través de préstamos de particulares, con un mínimo de 600 euros, y también sin intereses. Se marca un plazo orientativo para su devolución, estableciendo la posibilidad de limitar la devolución a razón de 3.000 euros al mes. Los que tengan depósitos de más de 6.000 euros se les otorga la condición de socios.
  • Mediante donativos, directos o por ejemplo fruto de la cesión de los intereses de depositantes de Fiare, de la que son socios promotores.

A este respecto algún que otro matiz. Por un lado yo de ellos eliminaria la expresión depositantes para referirse a los prestamistas particulares que les dejan el dinero (supongo que les suena mal) ya que, con independencia de que me agrade o no la legislación al respecto, en España las únicas entidades autorizadas a captar depósitos del público son las entidades de depósito (bancos, cajas y coop. de crédito).

Por otro lado, conviene tener claro que el ser socio conlleva el participar en la gestión de la organización y, algo muy importante, el avalar moralmente, ejercer de presentador ante el grupo, de los proyectos a financiar. Un mero inversor que no supere los 6.000 euros no es socio, asumiendo un rol más pasivo.

Valoraciones

Valoro positivamente el proyecto en el sentido de que me parece una manera noble de poner en pie sus ideales. Creo que aunque a una escala financiera pequeña, sus casí 30 años manteniéndose dan una idea de que mal del todo no lo estarán haciendo (es broma). Pero si que tengo (como no, susurrarán) alguna cuestión que me chirría:

  • Me sigue molestando ese tono perdonavidas, de iluminados, de nosotros somos éticos y los demás no de la que hacen gala. Me parece poco humilde. ¿Tendrá algo que ver que en sus orígenes tengamos esas amalgama curaobrerista, muy HOAC? No lo sé (en un próximo post veremos algún caso abracadabrante al respecto).
  • Lo de la ausencia de intereses me suena tremendamente fundamentalista. Me parece bien que no los apliquen, pero no tanto que parezca que califiquen a los que defienden su uso no se si de tontos o de avariciosos. Si alguien renuncia a consumir y prefiere ceder dichos capitales, ¿quienes son ellos para criticar que quiera una contraprestación a cambio? El trabajo se paga, los productos se pagan, los inmuebles se pagan. ¿Y el dinero no? Si es tan malo, no se que hacen colaborando con Fiare, una entidad que no reniega de dicho concepto ni de la reserva fraccionaria (que tiene mucha más miga al respecto).
  • Respecto a la información, no he sido capaz de encontrar en su web datos básicos como las cuentas de la organización, o los datos de mora y quebrantos. La transparencia no es algo que se tiene sólo de puertas adentro, también con la sociedad. ¿O van a ser menos transparentes que las organizaciones a las que critican?
  • Insisto en que plantear esto como una alternativa a la banca tradicional (como hacen, por ejemplo, en el documental) me suena a broma, cuando ellos mismos se autolimitan enormemente, desde el punto de vista ideológico y organizativo (como no podía ser menos de otra manera).

En cualquier caso me quito el sombrero ante la perseverancia en la ejecución de una idea. bastante mejor modelo que el de Marinaleda.

Más información | Fondo de Solidaridad "Paz y Esperanza"

En El Blog Salmón | Entidades financieras "éticas" (II): Fiare

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir