Sigue a El Blog Salmón

Deuda


Últimamente la deuda es un tema que está en boca de todos, tanto las deudas que asumen los países, como las deudas que hemos asumido los ciudadanos de manera personal, esta semana en nuestra sección de conceptos de economía vamos a tratar de definir este concepto, a pesar de que todo el mundo parece ya tener claro de qué estamos hablando.

Como veremos, la deuda es un instrumento esencial en nuestra economía, ya que permite acelerar los ritmos de crecimiento, el riesgo implícito en la deuda es que ese crecimiento esperado no se produzca a tiempo y nos hallemos inmersos en una trampa si la intención era pagar la deuda con los beneficios futuros y éstos no se producen o no son suficientes.

Definición de deuda.

Deuda es la obligación que contrae quien pide algo de reintegrar lo pedido con acuerdo a unas condiciones pactadas previamente. El que ha pedido es el deudor, el que ha entregado o prestado es el acreedor; lo entregado puede ser cualquier tipo de bien, tangible o intangible. La deuda no es la cantidad prestada, ni la cantidad adeudada, esos son conceptos diferentes aunque es común que deuda y cantidad adeudada se usen indistintamente para hablar de lo segundo.

Un ejemplo sencillo para aclarar conceptos. En un préstamo personal bancario el que pide el dinero es el deudor, la entidad bancaria que lo presta es el acreedor, la cantidad solicitada es el importe del préstamo (capital), el plazo y el tipo de interés son las condiciones del préstamo, la deuda es la obligación de devolver el capital en el plazo acordado y con el tipo de interés fijado en las condiciones del préstamo, la cantidad adeudada es la suma del capital solicitado más los intereses que correspondan.

Para qué sirve la deuda.

A través de la deuda se puede disponer casi de manera inmediata de algo que no se tiene, contrayendo la obligación de devolverlo en unas determinadas condiciones. Esto permite por ejemplo, hacer frente a gastos o inversiones de cuantía elevada a cambio de devolver una cantidad mayor de la recibida de una manera fraccionada y diferida en el tiempo.

Se usa para acelerar la economía, ya que permite hacer ahora algo que tardaría en poder hacerse si hubiese que esperar a tener la cantidad necesaria para hacerlo, o tal vez no se llegase a poder hacer nunca.

A que obliga la deuda.

La deuda obliga a la devolución de lo prestado en las condiciones pactadas. Estas condiciones pueden ser de lo más variado, las condiciones más habituales son un plazo de tiempo y un tipo de interés; pero puede haber más, o no haber alguna, puede no tener plazo definido, o no tener tipo de interés (que sea igual a cero), por último puede haber condiciones adicionales que salvaguarden ante posibles incumplimientos de las condiciones principales.

Cuando los importes son elevados (hipotecas, etc) generalmente se registra la operación ante notario, de tal modo que ambas partes tienen un testigo que dará fe de las condiciones en que se realizó la operación.

Problemas que puede generar la deuda.

La deuda en sí no genera problemas, lo que genera problemas es superar la capacidad de endeudamiento, que no es otra cosa que la capacidad para generar ingresos suficientes para pagar la deuda y seguir viviendo, consecuencia esto de fallos en las previsiones.

Cuando se supera esa capacidad de endeudamiento, tenemos varias opciones:

  • Generar más recursos para aumentar nuestra capacidad de endeudamiento.
  • Redistribuir los recursos disponibles.
  • Tratar de renegociar la deuda.
  • No hacer nada, dejar de pagar y convertirse en moroso.
  • Pedir otro préstamo para pagar este (la solución más desaconsejable)

Conclusiones

La deuda es muy útil para acelerar el crecimiento, pero para ello hay que tener muy en cuenta nuestras capacidades, nuestros recursos presentes y previstos, y procurar no sobrepasar ciertos límites, que nos pueden colocar en situaciones insostenibles si no se cumplen nuestras previsiones.

En una economía en crecimiento es muy fácil caer en la tentación de creer que nuestro margen de maniobra va a ir creciendo indefinidamente y que no vamos a tener problema en asumir la deuda, incluso en seguir endeudándonos.

En una economía estancada, en la que la deuda adquirida es un problema importante, es un error creer que nuevas deudas nos servirán para pagar las que ya tenemos, con eso sólo conseguimos acelerar la llegada de nuestra bancarrota. Eso parecen no tenerlo del todo claro muchos de los políticos que nos dirigen actualmente.

En El Blog Salmón | Conceptos de economía, ¿Qué es la deuda pública?
Imagen | Fran Carreira

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios