Compartir
Publicidad

Por una huelga de verdad: huelga general indefinida ya

Guardar
31 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Las convocatorias de huelga son un quiero y no puedo. Un quiero y no puedo porque los sindicatos, amenazan con duras movilizaciones, huelgas, manifestaciones y todas aquellas medidas de presión que se pueden poner en marcha. Los trabajadores, parados y por extensión el resto de la población, los peones que se movilizan para hacer una masa social de tamaño crítico que consigan sus objetivos, pero claro, por cada día de huelga, adiós al salario. Para el país y la economía en general, las huelgas generales son nefastas, con pérdidas económicas de suma importancia.

La reflexión que me hago va mucho más allá. Llevo un par de días leyendo y oyendo a reputadas personalidades del mundo económico, laboral y sindical y todos coinciden en que la reforma laboral es un verdadero desastre porque lamina los derechos de los trabajadores, porque elimina totalmente la fuerza negociadora de los sindicatos y porque la opresión patronal terminará por atropellar completamente los derechos laborales. Realmente, sí es tan nociva esta reforma laboral que anuncia el equivalente a la apocalipsis laboral, los sindicatos deben convocar de manera urgente una huelga indefinida y sin posibilidad de vuelta atrás hasta que los derechos laborales adquiridos se consoliden plenamente.

Una huelga indefinida, porque total, la reforma laboral no va a servir para crear empleo y la mejor reforma de base que se puede poner en práctica pasa por dinamitar completamente la economía. Por cada día de huelga, las pérdidas económicas son muy cuantiosas para todas las partes, tanto trabajadores, como empresarios y por extensión el Estado, pero dada la postura sindical, se deben poner en marcha mecanismos de presión que arrodillen al Estado y que dinamiten las empresas.


El derecho laboral y las relaciones en las empresas no están autorizadas a cambiar el lenguaje del siglo XIX. La lucha patrón-obrero debe seguir más viva que nunca en una sociedad que se niega a avanzar en nuevas relaciones laborales y el obrero, no deja de ser una pieza más del organigrama laboral que necesita la representación sindical para que sea su voz, sus ojos y sus oidos.

A todos (léase políticos, empresarios y sindicatos) les interesa que el trabajador no piense, que se guíe como un borrego y que no sea capaz de tomar decisiones por sí mismo. Por todos estos motivos, por la lucha obrera contra la opresión del capital, ahora es el momento de la huelga general indefinida. Adelante compañeros, todos juntos conseguiremos hundirnos cuanto más rápido mejor.

En El Blog Salmón | CCOO y UGT convocan huelga general para el 29 de marzo, Qué piensas de la huelga general, ¿Sirve de algo una huelga general? La pregunta de la semana

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos