Compartir
Publicidad

Cuando el director de la oficina bancaria es el chorizo ¿qué pasa con tu dinero?

Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Tal y como nos cuenta Ideal, un empleado de una oficina de Cajasur de la localidad de Linares-Baeza ha desaparecido dejando unas pocas cuentas corrientes de la oficina a cero. La intranquilidad se ha hecho latente en la localidad, dado que a los clientes de la entidad, les ha desaparecido el dinero por toda la cara. Es decir, los han robado con todas las letras, al menos hasta que se demuestre lo contrario.

En este tipo de hechos, que son bastante aislados, al menos por ahora, son un hecho que no entra dentro de la cobertura del Fondo de Garantía de Depósitos de la entidad financiera, dado que ha existido un presunto delito previo por parte del trabajador de la entidad financiera y no es un riesgo global en el sistema. En román paladino, nos han dado el palo en la cuenta corriente sin remisión alguna ¿Qué debemos hacer entonces?


  • En primer lugar, si estamos afectados por este tipo de robo, lo primero que debemos hacer es irnos a la oficina, hablar con el director y solicitar que nos restituyan el saldo de nuestra cuenta de manera inmediata. Normalmente, el asunto quedará zanjado de esta manera y la propia entidad financiera intentará recuperar el dinero sustraído por su empleado.
  • En el caso de que la entidad financiera no acepte a dicha restitución del saldo de manera automática, debemos denunciar el robo, acompañando a la denuncia un extracto de la cuenta corriente, un certificado de titularidad y el movimiento de retirada de dinero que se ha realizado sin nuestro consentimiento.
  • Este tipo de denuncias, cuentan con un porcentaje de éxito casi absoluto, dado que la entidad depositaria es la propia responsable de nuestro dinero. A nosotros, nos da igual que haya sido un empleado o un error informático de ellos, es su responsabilidad.
  • Por su parte, la entidad financiera podrá recurrir a su seguro para que le restituya los fondos o bien, reponer las cantidades de sus propios fondos. En todo caso, la entidad es la que terminará interponiendo una denuncia contra el supuesto delincuente.

Aunque también os puedo asegurar, que he hablado con un par de afectados y en el fondo se han alegrado y lo han comparado con el Curro Jiménez del siglo XXI, porque no deja de robarle a esos ricos para dárselo a él mismo como pobre. Quién sabe, también otros me cuentan que ladrón que roba a un ladrón…

Vídeo | Youtube
En el Blog Salmón | Erase una vez un director de banco

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos