Compartir
Publicidad
Publicidad

Motown: la música de una industria

Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿La música amansa a las fieras? Lo desconozco. A mi, la buena música me cambia el estado de ánimo con facilidad. Y entre mis grupos favoritos, siempre he tenido un rinconcito para los Depeche Mode, de los que me atrajo en un principio determinadas influencias con el llamado sonido industrial.

Sonido industrial. Creo que define un estilo musical bastante concreto. Y sin embargo también se le podría buscar otro significado. Hablo de aquel sonido, de aquellos artistas, grupos, etc...en los que se percibe una fuerte conexion con un determinada industria, con un determinado sector empresarial. Y como ejemplo máximo de lo que hablo, esta Tamla Motown.

Tamla Motown, sello discográfico más conocido como Motown a secas, es la creadora de un sonido propio en el universo soul. Su relación con el mundo del motor, del automóvil, va mucho más allá de tomar prestado para su nombre la denominación con la que es conocida Detroit, la ciudad del motor:

  • La discográfica funcionaba, para bien y para mal, como un ejemplo puro y duro del taylorismo, de la producción en cadena que las grandes firmas automovilísticas se encargaron de hacer triunfar. Primaba la empresa sobre el trabajador, se aplicaban sistemáticamente determinadas pautas en la producción de los temas (el famoso KISS, o mantenlo simple, estúpido) en la que primaba la centralización, se favorecía la competencia, la marca era lo más importante, mucho más que los artistas. Y es que estos, casi se pude decir que eran intercambiables, que escasos genios pudieron destacar al margen o por encima del aporte de la empresa: Marvin Gaye, Michael Jackson, Stevie Wonder, etc.
  • El sonido de los temas estaba ecualizado especialmente para ser escuchado en las radios de los vehículos que inundaban los Estados Unidos, que salían de la triste postguerra. Por primera vez, centenares de miles de jovenes tenían a su disposición un automóvil Se tenía claro que la sociedad estaba cambiando, y el producto se adecuaba a esta nueva generación que estaba dispuesta a consumir un producto nuevo en un medio nuevo.
  • Creo que es difícil entender la sociedad americana sin su apego al automóvil. Es algo así como el beduino y su montura. Un primer espacio de intimidad, y un primer medio de autonomía. Y, sin duda, el automóvil creo que ayudo de muy distintas maneras a lograr el fin de la segregación racial en EEUU. Otro tanto ocurría con la Motown, que fabricaba un producto inicialmente negro pero fácilmente consumible para blancos. El mercado, ese al que mu8chos satanizan, tiene esas cosas.

Hoy Detroit, como otras muchas ciudades vinculadas a la industria del automóvil esta triste. Algunos incluso lanzan virales pidiendo planes de salvación. Curiosamente su música, el sonido Motown, ha renacido con fuerza, copiado, actualizado o tamizado, quizás porque nunca se fue del todo. Ojalá la industria que le dio forma pueda pervivir de igual modo.

PD: En este tema, como es evidente, la influencia de la cadena de producción se filtra hasta en el ritmo.

En El Blog Salmón|Los fabricantes de coches piden ayudas Más información|Hipersónica, Artenetaudio, Jungla de Asfalto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos