Compartir
Publicidad
Cinco coberturas de seguros que quizá tengas y no sabías
Economía Doméstica

Cinco coberturas de seguros que quizá tengas y no sabías

Publicidad
Publicidad

Muchas veces disfrutamos de seguros con coberturas que ni siquiera conocemos. Y es que es complicado leer la letra pequeña de lo que contratamos, lecturas que pueden ser muy largas y técnicas.

Sin embargo casi todo el mundo tiene ciertos seguros que pueden cubrir muchos supuestos interesantes, y a veces no se usan por desconocimiento. Lo mejor sería comprobar de antemano para que estamos asegurados, pero siempre se puede buscar la información cuando tenemos un siniestro.

Seguro de vida

Aunque creamos que no, muchas veces estamos cubiertos por un seguro de vida sin saberlo. Por ejemplo por tener una tarjeta de crédito, por haber firmado una hipoteca o simplemente porque nuestro convenio colectivo obliga a nuestra empresa a contratarnos uno.

Normalmente desconocer que tenemos contratado este tipo de seguros no es muy preocupante ya que existe un registro público al que se puede consultar cuando fallece un familiar para comprobar si tenía contratado este tipo de seguros.

El motivo de la creación de este registro es que muchos seguros quedaban sin ser reclamados, lo cual indica que efectivamente mucha gente tenía contratados seguros de vida sin conocerlo (o los beneficiarios no lo sabían).

Seguro de accidentes

Cuando viajamos lo último en lo que queremos pensar es en los accidentes, pero a veces ocurren. Y cuando esto sucede siempre viene bien contar con un seguro que nos cubra. Normalmente las tarjetas de crédito tienen estas coberturas si el viaje se pagó con ellas.

Las coberturas pueden variar de una tarjeta a otra, pero suelen cubrir tanto al titular de la tarjeta como a cónyuge y descendientes y asumen los gastos de emergencias médicas, asistencia de urgencia y traslado anticipado.

Seguro de viajes y pérdida de maletas

Todos sabemos ignorar convenientemente los mensajes que nos intentan vender seguros cuando estamos comprando billetes de avión por Internet. Lo que quizá no sepamos es que no estamos tomando una decisión muy arriesgada, ya que nuestra tarjeta de crédito nos suele cubrir ante estos sucesos.

Casi todas las tarjetas tienen seguros de viajes, que cubren la anulación o demora, y por extravío de maletas. Así que, aparte de reclamar a la compañía ante tales eventualidades, conviene llamar a nuestra tarjeta de crédito.

Seguro de robo y hurtos

Sufrir un robo o un hurto es muy desagradable. La sensación de desamparo es total. Lo que quizá no sepa mucha gente es que normalmente los seguros de hogar y tarjetas de crédito cubren esta eventualidad, incluso si son fuera del domicilio.

Ante un problema de este tipo conviene poner una denuncia y con ella reclamar a nuestros seguros. Al menos podremos tener una compensación económica del mal rato pasado.

Seguro de daño accidental

Este es, quizá, el seguro más desconocido por muchos asegurados. Algunas tarjetas de crédito aseguran las compras realizadas durante un tiempo limitado (por ejemplo, 90 días) por daño accidental.

Esto es, si compramos unas gafas de sol o un teléfono móvil y al mes se cae al suelo y se rompe, el seguro devuelve el importe de la compra. Parece una tontería de seguro pero todos hemos tenido un problema así alguna vez, y este tipo de seguros nos da una alegría.

Imagen | Alan Cleaver

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio