Cómo ahorrar 100 euros al mes en luz, agua, gas e Internet: 25 trucos y cosas a mirar

Cómo ahorrar 100 euros al mes en luz, agua, gas e Internet: 25 trucos y cosas a mirar
12 comentarios

Últimamente están de moda los servicios de suscripción (Netflix y compañía) y mucha gente se plantea controlar su gasto, incluso hay servicios para llevar la cuenta de lo que gastamos en ellos. Pero lo cierto es que en todas las casas hay unos servicios también recurrentes imprescindibles que generan gastos (a veces considerables) mes a mes.

Lograr ahorrar en estos servicios imprescindibles no es imposible, todo lo contrario. Con algunos trucos es fácil lograr ahorrar, ahorros que se van a acumulando a lo largo de los meses y pueden resultar bastante significativos. Vamos a explicar cómo ahorrar en luz, agua, gas e Internet, ahorros que pueden llegar a los 100 euros mensuales.

Ahorrar en luz

Lo primero para ahorrar en luz es tener una buena tarifa. Y a pesar de lo que nos digan las compañías eléctricas, estar en el mercado regulado siempre sale caro. Es muy importante estar en la tarifa PVPC, que establece precios regulados que varían hora a hora según el mercado mayorista.

Dentro de esta tarifa PVPC la hay con discriminación horaria o sin discriminación horaria. Normalmente, incluso para personas que no tienen un control de cuándo consumen, sale mejor con discriminación horaria, debido a que la hora punta es un poco más cara pero la hora valle sale a mitad de precio (y esta hora valle no es solo por la noche, son 14 horas al día, durando hasta el medio día o las 13h dependiendo de la época del año ).

Algunas estimaciones indican que un hogar con una PVPC con discriminación horaria puede ahorrar fácilmente 100 euros al año en electricidad sin hacer más cambios. En la web de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia se pueden hacer algunas simulaciones.

Para ahondar el ahorro, una vez se tiene discriminación horaria, basta con poner los electrodomésticos que más consumen, como la lavadora y el lavavajillas, en horario valle. La plancha, la vitrocerámica y el aspirador es más complicado, debido a los horarios, pero siempre se puede intentar hacer estas tareas por la mañana, sobre todo los fines de semana.

Es importante saber también si tenemos derecho a bono social, lo que daría un descuento en la factura en el rango del 25-50%. Para acceder a estos descuentos hay que cumplir requisitos de renta, ser familia numerosa o estar en situación de exclusión social. Debido a la crisis del covid-19 hay algunas nuevas situaciones, como estar afectado por ERTE, estar en desempleo o empresario en situaciones concretas. Otro punto bueno de tener bono social es que se recibe de forma anual un pago para ayudar al consumo de calefacción, cuyo importe depende de la zona en la que se viva pero que está en el rango de 25 a 125 euros.

La última forma de ahorrar en la factura de la luz es bajando el término de potencia contratado, pues eso impacta en la parte fija de la factura (se consuma mucho o poco). Bajar un escalón del término de potencia puede hacer ahorrar hasta 50 euros al año, pero también puede que salte el diferencial de vez en cuando si se conectan muchos electrodomésticos a la vez.

Para saber si se tiene contratada una potencia excesiva hay que darse de alta en la web de la empresa distribuidora de electricidad. En dichas webs se pueden ver la máxima potencia demandada en los úlitmos meses y se puede evaluar si es posible contratar un tramo inferior.

Otro truco para ahorrar es cambiar la iluminación de la casa por bombillas LED, sobre todo las luces que pasan más horas encendidas. Este ahorro es bastante moderado, sobre todo porque requiere hacer una inversión. Los ahorros pueden ser de aproximadamente 10 euros al mes si se viene de bombillas incandescentes o halógenas, pero si se está ya con bombillas de bajo consumo el ahorro es mucho más bajo. Y también depende del número de bombillas que se tengan, claro.

Por último, es posbile plantearse una renovación de los electrodomésticos que más electricidad consumen, como la nevera, lavadora o lavavajillas. Al ser una inversión importante solo tiene sentido si el electrodomético es muy antiguo y su calificación energética es muy pobre. Merece especial atención a la nevera, ya que es el electrodoméstico que más consume y de forma cotínua, por lo que la inversión se puede recuperar en unos meses si por ejemplo se sustituye uno de 20 años de antigüedad.

Gas

Curiosamente la tarifa regulada de gas no es ni mucho menos la más ventajosa. Y el mercado libre es realmente competitivo, con algunas ofertas que merecen mucho la pena.

Para determinar los posibles ahorros basta con usar el comparador de tarifas de la página web de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. Primero hay que recopilar las últimas facturas de gas e introducir los datos que solicita. A continuación el comparador dará la mejor tarifa. Si no se ha cambiado de empresa en bastante tiempo es bastante fácil ahorrar de 30 a 70 euros al año.

Por otro lado hay varias técnicas para ahorrar en gas, sobre todo porque la calefacción es uno de los gastos más importantes de un hogar:

  • Establecer la temperatura en invierno entre 19 y 21ºC por el día y entre 15 y 17ºC por la noche. Por cada grado superior se estima un consumo de un 7% más de gas.
  • Establecer la temperatura de la caldera a 45ºC para calefacción.
  • Establecer la temperatura de agua caliente en 35ºC
  • Poner termostatos individuales en cada habitación
  • Mejorar el aislamiento de la vivienda (desde poner burletes en las puertas hasta cambiar ventanas)
  • Cambiar la caldera, si es antigua, por una de condensación.
  • Cambiar grifos para que la posición central del monomando, que es donde se suele dejar por estética, salga agua fría.
  • Instalar grifos termostáticos en la ducha, para que siempre salga la temperatura adecuada

Agua

En el caso del agua poco hay que hacer en el caso de la tarifas. Las empresas de agua son un monopolio natural, y por tanto solo hay una tarifa disponible que depende de la empresa de la zona. Sin embargo siempre se puede estudiar si hay descuentos por familia numerosa o por el número de convivientes. Aún así los ahorros no van a ser espectaculares.

Reducir el consumo de agua es cuestión de voluntad. Hay unos cuantos trucos, quizá algo manidos, pero que funcionan perfectamente:

  • Cerrar los grifos mientras uno se cepilla los dientes, se afeita o se está enjabonando la vajilla mientras se friega
  • Darse duchas en lugar de baños
  • Reutilizar agua sucia, por ejemplo usar el agua de la bañera para fregar el suelo o, si al abrir el grifo de la ducha tarda mucho en salir agua caliente, llenar una garrafa para luego regar.
  • Comprobar que la grifería está en buen estado y sin fugas
  • Comprar electrodomésticos (lavadora, lavavajillas) con buena etiqueta energética
  • Instalar grifos con limitadores de caudal o poner estos limitadores de forma externa (enroscados)
  • Poner pulsadores de inodoro de doble botón

Internet

En el caso de Internet no existen tarifas reguladas, así que es conveniente estar pendiente de las ofertas que hay en Internet fijo. Normalmente las tarifas combinadas con móvil son más atractivas, y hay que estar atento porque suele haber precios especiales pero solo durante unos meses, con permanencia y cada cierto tiempo hay que pensar en cambiarse.

La mejor técnica es estar atento a webs de comparativas, donde se indican las mejores tarifas del momento. Hay que comparar todo, no solo el precio sino también los servicios ofrecidos, pero también hay que evaluar seriamente las necesidades. Las tarifas ilimatadas de móvil suenan atractivas pero realmente muchas veces son innecesarias (basta mirar el consumo mensual que nos indica el propio móvil en el menú de ajustes).

Si estamos en un operador clásico, no es raro estar pagando 80-100 euros al mes y en muchos casos las ofertas de operadores más competitivos están por los 50 euros al mes (siempre hablando de fijo + móvil).

Temas
Inicio