Compartir
Publicidad
Publicidad

Guía para comprar un coche

Guía para comprar un coche
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Probablemente los dos bienes que más cuestan a las familias son la vivienda y el automóvil. Esto es un hecho frecuente en países desarrollados, por ejemplo en Gran Bretaña el transporte es el tercer capítulo de gasto familiar, después de la vivienda y la comida. Un tanto paradójico que nuestros principales gastos sean la movilidad y la inmovilidad, como señala Gonzalo Cotorruelo, antiguo colaborador de El Blog Salmón.

Para facilitar la tarea de adquirir un coche nuestros compañeros de motorpasión han elaborado una guía para comprar coche. Nuestros compañeros nos dan consejos para elegir el coche que mejor se ajusta a nuestras necesidades. También nos dan consejos para ahorrar a la hora de comprar un coche. Uno muy interesante es el de adquirir el coche que tengan en stock en el concesionario, de este modo el concesionario se deshace de stock y podemos obtener un mejor precio. De este modo las necesidades del concesionario y del consumidor se pueden acoplar mejor la una a la otra. El concesionario se deshace de stock y el consumidor obtiene mejor precio.

No obstante entrando en la economía doméstica, nuestros compañeros comentan dos temas bastante importantes. El primero es si de verdad necesitamos el vehículo, porque normalmente suele ser más barato utilizar el transporte público combinado con taxis y puntualmente alquilar un coche cuando se necesite.

También entran en el tema de la financiación y recomiendan ahorrar antes de adquirirlo para no tener que financiarlo. Excepto en ocasiones en las que he visto ofertas de financiación a interés cero que merece la pena tomar aunque tengamos el dinero (porque podemos poner nuestros ahorros en plazo fijo o bonos del estado y obtener una rentabilidad sin riesgo) no suele merecer la pena financiar un coche. Mucho menos todavía merece la pena financiar los caprichos, como las llantas de aleación.

Pongamos un ejemplo, unas llantas pueden costar unos mil euros, que financiadas a un crédito personal al 8% a cinco años supone que al final acabaremos pagando por las llantas poco menos de mil quinientos euros. ¿Nos merecen la pena los caprichos cuando los acabaremos pagando con un recargo del 50%? Un capricho nos puede suponer obstáculos en nuestra vida personal y profesional, como señala Ismael El-Qudsi.

En resumen, a la hora de comprar un coche tengamos en cuenta la razón, no sólo la pasión.

Imagen | baldheretic

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos