Compartir
Publicidad
Publicidad

Hazle un "sinpa" a Hacienda con los fondos de inversión y la exención de la plusvalía del muerto

Guardar
38 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como pasa el tiempo. Hace ya cinco años os expliqué una pequeña escapatoria fiscal de nuestro marco legal en Propuesta de reforma fiscal: eliminar la exención de la plusvalía del muerto. Lo cierto es que me quedó la sensación de que no había sabido explicar bien lo que es una de las opciones fiscales más interesantes, así que hoy vuelvo a la carga, a explicar explícitamente cómo hacerle un "sinpa" a Hacienda mediante la plusvalía del muerto y los fondos de inversión.

Para ello primero vamos a explicar una obviedad física, otra fiscal y una excusa de vaguete tributario que se merece que el PPSOEPODEMOS le caneé, para a continuación ver lo que le pasa a ese sujeto si opta por la vía fácil y lo que le puede obtener si es capaz de leer algo más que el Marca o que ver a Jorge Javier en Telecirco.

La muerte es segura, los impuestos no tanto

Decía Benjamin Franklin que sólo había dos cosas seguras en este mundo, la muerte y los impuestos. Pues bien, la primera obviedad , la física, es esa, que todos hemos de fallecer, así que quedémonos con esos dato, que a todos nos llegará la hora.

La segunda obviedad, la fiscal, es precisamente la segunda aparte de la proposición, que en este mundo hay liquidaciones de impuestos por todos los lados. No sé si la vida de los arboles se puede explicar por los anillos de su tronco, desde luego que la nuestra es bien fácil de entender mediante nuestras liquidaciones fiscales, aunque a veces son evitables, como veremos.

Y ahora vamos con la excusa del vaguete, de ése que se aferra a la sabiduría popular, ésa que les mola a los políticos que saben sintonizar con las pulsiones del pueblo, y que suena más o menos así: no merece la pena planificar fiscalmente, pues sólo consigues alzar los impuestos, y al final siempre pagas (y una m...).

Es una de las más habituales cuando se habla de planes de pensiones. De las más habituales y falsas, ya que con una adecuada planificación del rescate, hoy por hoy, esa excusa no vale para no ahorrar. Pero hoy no voy a hablar de planes.

No, hoy vamos a hablar de otra herramienta de inversión bastante denostada también, y de la que sin embargo se sigue sin aprender todo lo que puede darnos a aquellos que no estemos por la labor de ser solidarios más allá de lo estrictamente necesario (entiéndase por estricto aquello que deviene de la coacción de papá Estado y de la amenaza de males mayores). Me refiero a los Fondos de Inversión, aunque también vale para SICAVS y similares.

Opción a: pagar como un campeón

Supongamos que estás ya jubilado y que has conseguido ahorrar una suma modesta pero significativa, al menos para ti, por ejemplo unos 200.000 euros (dinero fruto de tu trabajo por el que has pagado impuestos como un campeón). Eres un persona frugal, con tus necesidades cubiertas y tu idea es no tocar ese dinero. Ves de tu pensión, con tu piso pagado, y piensas dejar esos bienes a tus herederos.

No te gusta complicarte la vida, y además ya te ha dicho tu cuñado en navidades que nada como los plazos fijos, que es mejor estar a buenas con hacienda. Así que año tras año vas a ir renovando el plazo, pongamos que a un 1% de media, y capitalizas los intereses. En el primer daño de esta historia pagarías unos 400 euros al bueno de Montoro por la retención de tus 2.000 euritos de intereses y todos felices..

El día de mañana, tras unos cuantos años estirás la pata y dejas tu casita y un plazo de pongamos unos 240.0000 euros, que deberán pasar por ese Jordán que es Impuesto de Sucesiones y Donaciones para llegar a las personas que has designado como herederos. Vamos, que van a dejarse un pico ahí, especialmente en algunas comunidades autónomas (recordemos que esos 240.000 euros son netos tras tus ejercicios espirituales-fiscales).

Opción b: otro mundo es posible

Ahora vayamos a otro universo paralelo, uno en el que te has molestado en saber dos aspectos fundamentales del IRPF:

  • Que en los Fondos de Inversión, mientras no haya reembolsos no se tributa por IRPF.
  • Que en el IRPF la plusvalía del muerto esta exenta, es decir, que las ganancias patrimoniales que se ponen de manifiesto con ocasión del fallecimiento del titular no pagan un euro (art. 33.3.b de la Ley del IRPF)

Así que inviertes en un fondo monetario, de renta fija, con un horizonte temporal adecuado para que te de una rentabilidad del pelo de la del plazo fijo, pongamos que ese 1%, contando con el perfil de inversor comentado. ¿Diferencias con el caso anterior?

Pues para empezar, que esos 400 euros iniciales de retención no son tales y los sigues manteniendo en tu fondo, y empiezan a funcionar para ti desde el primer momento, que Montoro no los huele. Y so pasa un año, u otro año, y otro año.

Está claro que si en algún momento cancelas todo el fondo, se pondrán de manifiesto esos beneficios y deberás tributar por ellos, al 20% o a lo que toque. Eso sí, durante todo ese tiempo ese dinero habrá estado trabajando para ti, generando beneficios para ti. Pero existe una manera de no pagarle un euro de los mismos a Hacienda...

Efectivamente, si falleces todos esos beneficios acumulados en el fondo de inversión, están exentos, no pagan un euro por IRPF. Te libraste de pagar a hacienda durante todos esos años y tampoco lo vas a hacer una vez fallecido, dejándoles neta esa cantidad a tus herederos para que, eso sí tengan que liquidar el Impuesto de Sucesiones.

Resumiendo, que existe un posibilidad de que los patrimonios familiares puedan ahorrarse para siempre del orden de un 21% de los rendimientos (frente a la pamema del diferimiento fiscal, que es una mala excusa para no hacer los deberes).

Es posible que la muerte no sea el final, pero para esa liquidación de IRPF pendiente sobre dichos beneficios fijo que lo es (al menos hoy por hoy y mientras no cambien la ley).

Ya tenéis conversación para la cena de Nochevieja. Si queréis ahorrar claro. Si os mola pagar impuestos lo del diferimiento queda muy intelectual.

Más información | Cotizalia, Inversis

En El Blog Salmón | El hijo pródigo y el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, ¿Qué es la pignoración?, ¿Nos hacemos un Marc Márquez?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos