Compartir
Publicidad

Pagar el alquiler en especie

Pagar el alquiler en especie
Guardar
5 Comentarios
Publicidad

Sin duda, suena a otra época. De hecho, es que pertenece a otra época. El caso es que un paisano de una aldea gallega (Novais-Portomouro en el Val do Dubra - A Coruña) va a tener que hacer frente a un pago por alquiler consistente en 8.000 kilos de maíz, 320 de habas blancas y 3,76 euros en metálico. Esta cantidad corresponde al arrendamiento de los últimos 5 años de la vivienda ocupada por él y las tierras que utiliza para sus cultivos.

La historia data de 1927, cuando este hombre suscribió el contrato de arrendamiento en los términos definidos (es decir, pago en especie, algo bastante más común entonces que ahora) con la Fundación del Asilo San Casor y Santa Adelaida. Posteriormente, hace 35 años, esta fundación dejó de funcionar como tal (tiempo durante el cual el hombre no pagó alquiler ninguno) hasta que en 2003 fué "refundada" con unos nuevos estatutos. En ese momento, iniciaron los trámites de deshaucio y desalojo contra su inquilino. Más tarde, en 2005, se abandonó la vía judicial para tratar de obtener un acuerdo amistoso.

Y ahora, en espera de que dicho acuerdo se produzca, se ha establecido un pago preventivo que abarca el alquiler de los últimos 5 años. Lo dicho, 8 toneladas de maiz y unos cuantos kilos de habas. En total, menos de 4.500 euros lo cual no está mal por una casa (que se quedará en propiedad, aunque dicen que está "totalmente arruinada" y un terreno de 100.000 metros cuadrados. La verdad es que suena curioso, pero al fin y al cabo esos eran los términos del acuerdo inicial (de hecho, el contrato de 1927 habla de "100 ferrados de maiz y 4 ferrados de habichuelas al año". Para el que no sepa, como yo, qué es un ferrado, se trata de una medida de superficie (también de capacidad) que se utiliza en Galicia y que, curiosamente, es variable en función del Concello donde se esté... por lo que un ferrado de un cultivo equivale a la producción de esa superficie).

Y probablemente, en aquella época (y quién sabe si en ésta también) era mucho más sencillo para las personas calcular y pagar estas cantidades en especie que transformarlas en dinero para hacer el pago. Simplemente, en nuestra sociedad de los mercados de capitales, se nos olvida a veces que la base de la economía es el puro y simple intercambio de bienes y servicios.

Vía | Meneame

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos