Compartir
Publicidad
Publicidad

Aplicación de la Ley de Gresham a los sectores subvencionados

Aplicación de la Ley de Gresham a los sectores subvencionados
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Parece de cajón de madera, pero fue Gresham el primero en formularla como Ley económica. En una economía en la que se utilizan monedas en distintos metales, sostuvo que la mala moneda acaba expulsando a la buena, que la gente prefiere pagar con aquellas monedas de menor valor intrínseco y guardar las de un mayor valor. Algunos incluso las fundían.

Pues siendo tan de perogrullo, conviene que nuestros generosos políticos la repasasen para entender a donde nos van a llevar sus distintos planes de salvamento (Banca, Seguros, Construcción, Automoción, etc..). Para empezar, por poner un ejemplo, a nuestro nuevo experto en materia económica, el Ministro de Trabajo, Sr. Corbacho (pero qué hace tan lejos de su Alcaldía, hombre). Dice que la crisis financiera se esta acabando ya que faltaba confianza y el Estado ha insuflado confianza. Pues no Sr. Corbacho, esto no ha hecho más que empezar y con su actuación seguramente estén avivando el incendio.

En España es difícil encontrar, en los medios de comunicación habituales, alguien que se cuestione la verdad oficial sobre el papel del Estado en esta crisis. Todo el mundo parece estar de acuerdo en que es necesaria más madera, meter más dinero público en la caldera. Por eso da gusto encontrarse en el Blog de Albert Esplugas una reflexión de Gene Callahan en ThinkMarkets. Resumiendo, es una versión adaptada de la Ley de Gresham. El problema no esta en que se entregue dinero a estas empresas. El problema son los recursos ,materiales y humanos, que se están adquiriendo con dichos medios financieros. Dichas inyecciones monetarias distorsionaran los mercados. Se verán afectados no sólo la competencia de los rescatados. También otro tipo de industrias de sectores que deben acudir al mercado esos recursos, y que no podrán competir contra estos gigantes salvados. En España ya tenemos la queja de las electricas, que se quejan de como su deuda esta siendo expulsada (crowding out) de los mercados por la de los Bancos, que cuenta con el aval público. No será extraño encontrarnos con que dichas industrias acaben solicitando, con todo el sentido del mundo, planes de ayudas públicas. La onda se expande y se hace más fuerte, mientrasa los políticos murmuran que qué mal funcionan los mercados, que es tiempo de la política.

No es nada nuevo. Hace unos días comenté el caso de la, para mi, lamentable actuación de Correos, que durante años ha estado dopando, con dinero obtenido de un monopolio, a una empresa de mensajería que, en teoría, competía en un mercado liberalizado, como es el de la paquetería. Su objetivo con ello era prepararse para la próxima liberalización de su negocio madre. En el camino han quedado multitud de empresas del sector que no pueden competir n estas condiciones, que no cuentan con un primo de Zumosol que les resuelva la vida. Dichas empresas, como la buena moneda, han sido apartadas del mercados. Y fundidas.

Vía|Albert Esplugas>ThinkMarkets
En El Blog Salmón|El siguiente sector en la cola pidiendo ayudas
Imagen|Ahmed Rabea

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos