Compartir
Publicidad
El acuerdo de Londres de 1953 y la amnesia de Alemania frente a su deuda con Grecia
Economía

El acuerdo de Londres de 1953 y la amnesia de Alemania frente a su deuda con Grecia

Publicidad
Publicidad

El 27 de febrero de 1953 se firmó el "Acuerdo de Londres" que permitió a Alemania recortar más de la mitad de su deuda correspondiente a las "reparaciones de guerra", intereses y otros préstamos concedidos en la primera mitad del siglo XX. Este alivio de la deuda que negociaron durante un par de años los vencedores con los derrotados permitió a Konrad Adenauer y Hermann Josef Abs, poner en marcha su "milagro económico". Alemania tenía importantes deudas pendientes según el Tratado de Versalles de 1919 por las reparaciones de guerra de la primera guerra mundial y debía también importantes préstamos contraídos durante la República de Weimar, sin contar los intereses por suspender los pagos en 1933. La ayuda de los aliados con el recorte de más del 50 por ciento de su deuda, permitió reconstruir el país devastado tras la segunda guerra mundial, e impulsar el crecimiento. En 1951 la deuda de Alemania superaba en más de 200 por ciento el Pib del país y ésto ejercía una gran presión a la economía y la recuperación. Por eso que el trabajo de Hermann Josef Abs destinado a reducir la deuda es recordado como un esfuerzo conjunto de solidaridad mundial en todo el mundo. En todo el mundo, menos en Alemania, donde al parecer sus gobernantes padecen de una amnesia perenne que les ha borrado la memoria.

A raíz de la partición del país en dos repúblicas al final de la segunda guerra mundial, los negociadores alemanes se enfrentan a un crucial dilema: la RFA ¿debería estar de acuerdo con asumir plenamente el legado de deudas anteriores al Tercer Reich? ¿O podría evadir esta responsabilidad dado que parte de su territorio, la RDA, estaba ocupado por las tropas soviéticas? Adenauer optó por la primera opción en un gran gesto político de soberanía y además por dar credibilidad a Alemania como deudor internacional. Alemania necesitaba tener acceso al crédito para que las empresas alemanas pudieran financierse en el extranjero.

Negociando la deuda

Cuando en 1951 comienzan las negociaciones, había reticencia en muchos países como el Reino Unido y Francia, dado que las deudas anteriores a la guerra, Alemania había dejado de pagarlas en 1933 y nunca más se acordó de hacerlo. El juego estaba lejos de ser ganado y el comportamiento de Alemania ponía las cosas cuesta arriba. Alemania había sido estrangulada por el peso de la obligación de los pagos sentenciados en 1919 y su balance año a año era fuertemente deficitario. Este hecho había sido advertido por el economista John Maynard Keynes quien, indignado, se retiró de la delegación negociadora y escribió su libro Las consecuencias económicas de la paz, recientemente recordado por Amartya Sen en Las consecuencias económicas de la austeridad.

Cuando Alemania, en la República de Weimar, dejó de pagar la deuda en 1923 por sus balances deficitarios, un habil banquero de Estados Unidos, Charles Dawes, desarrolló un primar plan de reprogramación de la deuda. Los pagos anuales se recortaron y la propia deuda fue reestructurada con préstamos internacionales a una tasa del 7 por ciento y a un plazo de treinta y cinco años. Su valor total alcanzó los 800 millones de viejos deutschemarks. Durante un tiempo, la economía alemana se recuperó y pudo pagar una parte de sus deudas. Gracias a esta reestructuración de deuda, Alemania alcanzó a tener incluso saldos positivos en su balance entre 1926 y 1929. Sin embargo, el crash financiero de 1929, hundió nuevamente a Alemania.

En 1930, otro estadounidense, Owen Young, desarrolló un segundo plan de reprogramación de la deuda alemana. Los nuevos préstamos, por un monto de 1.200 millones de deutschemarks, se emitieron a una tasa del 5,5 por ciento anual y se repartieron en un período aún más largo de tiempo. Sin embargo, las condiciones económicas producto de la gran depresión en curso en esos años, empeoraron radicalmente la economía alemana. Alemania no pudo pagar y en 1931 el presidente de Estados Unidos Herbert Hoover suspendió el pago de las reparaciones de guerra por un año. En 1932 los aliados renunciaron a todo tipo de indemnización en la conferencia de Lausana, y esto generó el primer incumplimiento de pago oficial del Reich. La llegada de Adolf Hitler al poder nuevamente retrasó los pagos, y tras el estallido de la guerra Alemania se olvidó por completo de sus compromisos financieros.

Las deudas anteriores a la guerra se estimaron al inicio en 14.000 millones de deutschemarks. Las deuda de la posguerra ascendió a 16 mil millones de deutschemarks, totalizando 30 mil millones de marcos alemanes. A lo largo de las negociaciones ambas deudas se redujeron a menos de 14.000 millones de marcos, significando un descuento de más del 55 por ciento. Este saldo fue acordado en cuotas anuales de 340 millones de dólares por las deudas anteriores a la guerra y 200 millones de dólares anuales por las deudas de posguerra. Con el desarrollo económico que tuvo Alemania Occidental en la década de 1950, estas cantidades se pudieron pagar fácilmente. El importe anual de la primera cuota que pagó Alemania en 1953 fue de aproximadamente el 4% de sus exportaciones totales. Los últimos pagos correspondientes a los préstamos Dawes fueron reembolsados totalmente en 1969, los de Young en 1980, y la Alemania reunificada terminó de cancelar las reparaciones de guerra el año 2010.

El olvido de la deuda con Grecia

Sin embargo, por un error histórico crucial, los acuerdos de 1953 olvidaron un pago de 7.000 millones de dólares que se le ordenó pagar a Alemania a Grecia en concepto de indemnización por la ocupación del país heleno desde 1941 hasta 1944. La reunificación de la RFA y la RDA bajo el Tratado de Moscú, impidió a Grecia obtener la reparación de guerra, en un polémico acuerdo que ha sido contraargumentado desde entonces. El año 2011 el historiador económico Albrecht Ritschl, profesor de la London School of Economics, señaló que Alemania está olvidando parte de su historia y lo que la llevó a ser lo que hoy es.

El año 2012 y a raíz del estallido de la crisis griega, el diputado Daniel Cohn-Bendit presentó una interpelación al Parlamento Europeo señalando que la deuda de Alemania a Grecia hoy tendría un valor de más de 80 mil millones de euros, incluidos los intereses que se añaden a la misma. Esta suma permitiría a Grecia pagar parte importante de la deuda que el país tiene con la Unión Europea. La Unión Europea no ha hecho nada por exigir este pago que podría aliviar la traumática situación del país heleno, y Alemania tampoco tiene interés de recordarlo. Recuperar la memoria podría dar un vuelco importante a la crisis que hoy sufre Europa.

En El Blog Salmón | Después de 92 años, Alemania termina de pagar la guerra, Historiador llama a Alemania a no olvidar que tiene una gran deuda con Grecia,

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio