Publicidad

El euro cae y España se ve perjudicada: así impacta en nuestra balanza comercial

El euro cae y España se ve perjudicada: así impacta en nuestra balanza comercial
12 comentarios

Publicidad

Publicidad

Existe el pensamiento generalizado basado en la preferencia por ganar competitividad a través de la devaluación monetaria que mediante la devalución interna, que conlleva un ajuste de salarios o las quiebras en los sectores menos competitivos.

En base a esa premisa, en el caso de España, la devaluación del euro podría ser interpretada como un hecho positivo ya que un euro más débil, teóricamente, impulsa la producción de bienes y servicios demandados por el exterior, lo que generaría ventas de las empresas, más empleo y repuntando el crecimiento de la economía.

Sin embargo, 2018 echo por tierra la teoría... La devaluación que sufrió el euro a lo largo del año no tuvo un impacto positivo en el conjunto de la economía, sino más bien negativo por el deterioro de la balanza comercial.

El déficit comercial crece

El momento de analizar cuál es la sensibilidad de la evolución de una divisa sobre la economía hay que analizar dos variables en el caso de España: la evolución de las exportaciones y de las importaciones.

En primer lugar, con los datos de ICEX, las exportaciones españolas de mercancías subieron un 3,2% en el periodo enero-diciembre respecto al mismo periodo del año anterior y alcanzaron los 285.023 millones de euros, máximo histórico de la serie para el acumulado en este periodo. Las importaciones subieron un 5,4% hasta los 318.863 millones de euros, también máximo histórico.

Como resultado, el déficit comercial del año alcanzó los 33.840 millones de euros, un 34,8% más que el registrado en el mismo periodo de 2017. En consecuencia, la tasa de cobertura (relación entre las exportaciones y las importaciones) fue del 89,4%, casi dos puntos porcentuales por debajo que en 2017 (91,3%) y el dato más bajo de los últimos seis años.

Tasa Cobertura

Como vemos, las importaciones se aceleraron mucho más que las exportaciones, lo que dio lugar a un incremento del déficit comercial y todo ello, bajo un contexto de una caída del euro frente al dólar (euro/dólar) del 4,39%. En otras palabras... La divisa no ayudo!

Euro

¿Por qué la caída del euro perjudicó a España?

Para entender las razones por las que una devaluación del euro no nos ha beneficiado especialmente, hay que analizar cómo se compone la estructura del comercio exterior de la economía española en su conjunto.

En primer lugar, por el lado de las exportaciones, los automóviles y los productos químicos son las categorías líderes en las exportaciones españolas con un valor de 37.000 y 32.780 millones de euros. El 51% de nuestras exportaciones van a parar principalmente a nuestros socios europeos, por lo que el efecto divisa es nulo bajo un entorno de moneda común.

Export Import

Un total de 146.454 millones de euros se dirigen a las exportaciones para la Eurozona y los siguientes países son los que más demandan los productos españoles: Francia (42.976 millones), Alemania (30.750 millones), Italia (22.736 millones) y Portugal (21.085 millones).

Nuestra principal exportación, automóviles, sufrió un deterioro del -0,2% en el año, enmarcado en un contexto de complicaciones por la alteración normativa del diésel.

Var

La clave de por qué se ve perjudicada nuestra balanza comercial con caídas del euro, se encuentra en las importaciones... Importamos 45.765 millones de euros en combustibles y lubricantes... España es un país que tienen dependencia energética exterior y la tiene que pagar en una divisa: dólares.

En consecuencia, en un escenario de devaluación como el que hemos visto, las importaciones se ven especialmente alteradas. Para entenderlo, sí comentábamos que las exportaciones de automóviles caían ligeramente en 2018, las importaciones de combustibles y lubricantes se dispararon un 19,8%, siendo la categoría que más variación experimentó.

Si además de depreciarse la divisa, el barril de Brent se incrementa, el golpe es doble para la economía española. Si bien en el cómputo total de 2018, el Brent perdió un 22%, esa caída se focalizó principalmente en el último trimestre, mientras que en el segundo y tercer trimestre estaba experimentando alzas.

Brent Esss

Si las importaciones son sensiblemente más caras tanto por factor divisa como por apreciación de los productos, la devalución, es un mal negocio pues se importa inflación en la economía. Por ello, hasta el tercer trimestre, el IPC subió con fuerza hasta alcanzar el 2,30%.

Swfsf

En el supuesto de haber mantenido una divisa fuerte frente al dólar, hubiera sido más fácil adquisición de productos energéticos, lo que se traduciría en una variación sustancialmente inferior a la vivida en el pasado ejercicio.

Las devaluaciones monetarias tienden a promover el crecimiento en entornos en el que existe una estabilidad de recursos energéticos -el tipo de cambio frente el dólar no tiene un impacto relevante sobre el volumen de las importaciones- o en un entorno en el que la producción nacional pueda sustituir las importaciones realizadas. Y además, cuando las exportaciones realizadas se centran en productos de medio o bajo valor añadido, con poco o nulo valor diferencial, en el que la devaluación mejora ampliamente su posicionamiento.

Si el sector empresarial de un país no puede sustituir las importaciones y se devalúa, no existe un efecto sustitución y se encarecen los productos demandados, trayendo consigo mayores precios, o en última instancia, la escasez de los productos en los supuestos más extremos.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir