Compartir
Publicidad
Publicidad

La exasperante lentitud de Europa con el paro juvenil y el crédito de las pymes

La exasperante lentitud de Europa con el paro juvenil y el crédito de las pymes
Guardar
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es desesperantemente lenta. La Unión Europea sigue demostrando que en esta crisis económica su inacción y la ausencia de determinación, por acción u omisión, para tomar decisiones no han hecho más que frenar iniciativas económicas que, en un momento como el actual, se antojan muy importantes. El plan de empleo juvenil y la inyección económica para mejorar la financiación de las pymes en los países del sur siguen esperando a que, de una vez, se tome una determinación.

El desempleo y el ahogo financiero de los principales actores del tejido productivo español representan dos de los escollos más destacados que debe superar la economía española. Lograr la inserción laboral de los más jóvenes (aunque el verdadero drama pueda verse alzando la vista hacia los españoles que ya han superado los 45 años) y conseguir igualdad en el acceso al crédito de las pequeñas empresas bien podrían ser sendos revulsivos para la economía.

El problema es el que lleva sucediendo durante los últimos años de crisis económica. Y no es otro que unas instituciones europeas cuya cintura política es de hierro y cuya determinación para aprobar medidas es ridícula para lo que se le debería exigir. Ha ocurrido en muchos casos y está ocurriendo con estas dos medidas de las que hoy hablamos.

En el caso del paro juvenil, España (y algunos países periféricos) llevan años con unas tasas de desdempleo inasumibles entre los más jóvenes. Hoy, un 56% de los menores de 25 años no consiguen entrar en un mercado laboral en encefalograma plano. Pese a ello, llevan meses con el diagnóstico y otros tantos eligiendo la mejor opción. Hoy, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha comprometido a "batallar" para adelantar la medida.

Ocurre algo similar con la financiación de la pyme española que acumula un enorme tiempo en una desigualdad clara con respecto a muchos de sus competidores europeos en lo que a precio de los créditos se refiere. Después de un periodo de debate, parece que está claro: 100.000 millones de euros de fondo.

Quedan tres días para que se inicie la cumbre de los líderes europeos de la que, en teoría, debe salir aprobadas en firme ambas medidas que beneficiarían de forma notable a la maltrecha economía española. Esperemos que, por una vez, se deje a un lado la división y se avance en iniciativas comunes con las que salir del atolladero. No hacerlo sería una irresponsabilidad mayúscula.

En El Blog Salmón | El crédito a las pymes: menos palabras y más medidas, Nueva alerta de Bruselas: la espiral del paro ha de frenarse... ¿Para cuándo las medidas? Imagen | Soroll

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos