Publicidad

Presupuestos: más recortes y promesas electorales

Presupuestos: más recortes y promesas electorales
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

Estamos en campaña electoral. Y el que diga lo contrario, miente. Tanto es así, que los Presupuestos Generales del Estado para 2016 que este martes ha presentado en el Congreso el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, son una muestra más de que el Ejecutivo va a intentar ganar votos a la mínima oportunidad que tenga.

En esta ocasión, a pesar de que Montoro ha vuelto a presentar unos presupuestos en los que mete la tijera con bastante contundencia, los ha vestido de un halo de ‘recuperación’, a la vez que ha aprovechado para anunciar medidas para el año que viene, un año en el que para llevarlas a cabo el PP debe revalidar la victoria en las elecciones generales.

De nuevo, el Gobierno ha echado mano de uno de los trucos más viejos que existen para hacerse con el favor del votante: tocarle el bolsillo. Montoro ha anunciado que el próximo año volverá a bajar el IRPF –que ya ha reducido este año- y que mantendrá el Impuesto de Patrimonio con carácter indefinido.

Es decir, el Ejecutivo ha intentado enmascarar unas cuentas en las que la austeridad vuelve a ser protagonista con una hipotética bajada de impuestos que los ciudadanos verán hecha realidad si votan al PP este invierno. Pero, antes de que eso llegue a pasar, la sociedad volverá a sufrir los efectos de unos presupuestos centrados en un solo objetivo: reducir el déficit.

Recortes en importantes partidas de gasto

Al Gobierno se le ha llenado la boca con la subida del salario a los empleados públicos del 1% y la de las pensiones en un 0,25% -0,25%, señores-. Unos incrementos que nada o muy poco van a notar estos colectivos,

Pero lo más destacado de las cuentas presentadas es el recorte que se va a reproducir en destacadas partidas de gasto. Empezando por las prestaciones por desempleo, a las que el Gobierno destinará un 21,7% menos que en 2015, hasta 19,820 millones de euros. Según el Ejecutivo, este recorte es totalmente lógico, ya que “se empieza a notar el efecto positivo de las medidas adoptadas en política laboral”. Además, sitúa la tasa de paro en el 19,7% en 2016. Es decir, el Gobierno tiene motivos ‘de sobra’ para meter la tijera aquí.

Un colectivo que tampoco va a estar muy contento con estos presupuestos va a ser el de los agricultores y pescadores, pues esta partida de gasto la reduce un 13,3% en 2016. Según el Gobierno, estas actividades se financian en un 88% por medio de las ayudas de la UE, lo que debe hacerle creer que no es necesario destinar recursos al campo cuando buena parte del sistema económico español depende de él.

Industria y Energía también recortan su presupuesto, un 9,5% para el año que viene, mientras que para turismo el gasto destinado crece casi un 2%. Por su parte, las infraestructuras se mantendrán prácticamente con el mismo presupuesto –un 1,1% más-.

Mientras, la Casa del Rey volverá a disfrutar un año más de 7,7 millones de euros, como en los últimos tres años. De esa partida, Felipe VI tendrá que hacer sus propios cálculos para pagar a sus empleados y representantes.

Otro guiño electoral que contienen estos Presupuestos Generales es la mejora del gasto destinado a una de las grandes olvidadas (y denostadas) de la legislatura, la Cultura. Se mejorará su presupuesto un 7,3%. Eso sí, la partida para becas no es negociable. Sólo dispondrá de dos millones más -1.472 millones-.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir