Compartir
Publicidad

Reino Unido crece al menor ritmo desde 2012 y el Brexit se acerca

Reino Unido crece al menor ritmo desde 2012 y el Brexit se acerca
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los datos preliminares muestran que el Reino Unido ha experimentado en 2018 su peor crecimiento desde 2012. A pesar de todo, la desaceleración ha sido peor en Europa con la guerra comercial que afecta a China y la recesión italiana.

A la desaceleración del PIB, también hay que tener en cuenta el coste de oportunidad incurrido tras la decisión de rechazar la opción "Remain" y apostar por "Leave EU".

La desaceleración pesa en la economía británica

El crecimiento general del PIB inglés fue del 1,4% en 2018, el nivel más bajo desde 2012, cuando la economía también creció un 1,4%. La última vez que la economía tuvo un peor desempeño fue en 2009, cuando se contrajo un 4,2%.

Gdo 2018

Mientras tanto, el sector de servicios tuvo un crecimiento anual del 1,7%, el más bajo desde 2011 y el sector de producción tuvo un crecimiento anual del 0,7%, el más bajo desde 2013. El crecimiento anual de la construcción fue del 0,6%, el más bajo desde 2012.

Un mejor indicador del crecimiento subyacente en el PIB es el trimestre que está en la misma tasa de crecimiento del mismo trimestre del año anterior, que está en línea con la tasa de crecimiento anual del 1,3% en el cuarto trimestre (octubre a diciembre) de 2018.

Las cifras trimestrales siguieron a otros datos de las últimas semanas que ofrecían un panorama de la desaceleración de la economía británica en 2019, a medida que las empresas y los consumidores se ponían cada vez más nerviosos por la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

El crecimiento mensual del producto interno bruto (PIB) fue de 0,2% en octubre y noviembre de 2018. Sin embargo, el crecimiento mensual se contrajo en 0,4% en diciembre de 2018. La última vez que cayeron los servicios, la producción y la construcción en el mes fue septiembre de 2012.

gdp t

El déficit comercial del Reino Unido se ha ampliado ligeramente en los últimos tres meses del año, mientras que la inversión empresarial volvió a disminuir, ahora por cuarto trimestre consecutivo.

A pesar de todo, Europa presenta peores datos

Acabamos de recibir algunas malas cifras del Reino Unido en el último trimestre del año. El elemento particularmente chocante fue que la economía parece haberse contraído en diciembre. Si eso es cierto, esto sugeriría que ha habido un fuerte deterioro durante la temporada navideña.

Algo de esto debe estar relacionado con la cautela sobre la relación del Reino Unido con Europa que están dando los últimos pasos del Brexit, aunque también podría ser una reacción a que la gente adelantara sus compras de temporada debido a los incentivos del Black Friday de noviembre.

Aún así, la desaceleración también se ha dado en Europa, incluso ha sido peor. La economía de la Eurozona tuvo una primera mitad del año fuerte, pero algo salió mal en el verano. La economía italiana entró en recesión: se contrajo durante dos trimestres consecutivos. Alemania se contrajo en el tercer trimestre y parece haber crecido muy poco (aún no tenemos las cifras) en los últimos tres meses. Y Francia creció lentamente, con un crecimiento del 0,3% cada trimestre.

Italu

De hecho, después de una primera mitad más lenta que la mayor parte de Europa, en la segunda mitad parece que el Reino Unido ha crecido más rápido que Alemania, Francia o Italia. Nos encontramos con la excesiva dependencia de Alemania de las exportaciones (gran golpe de la desaceleración en China), la falta de competitividad de Italia bajo el euro (muy poca subida del nivel de vida desde su lanzamiento), y en las rigideces estructurales de Francia.

El coste de oportunidad para el PIB inglés

El estudio del Centro para la Reforma Europea estima que la economía del Reino Unido es un 2,3% más reducida de lo que habría sido si el país hubiera votado a favor de permanecer en la UE en 2016.

Chart1 Costofbrexit 24jan19

La decisión del Reino Unido de abandonar la UE perjudicó el crecimiento, en gran medida gracias al aumento de la inflación y a la reducción de la inversión empresarial.

El análisis reveló que el 1% del PIB perdido se traduce en 7.600 millones de libras esterlinas de préstamos adicionales. Dado que todavía no hay un "dividendo Brexit" cuantificable, significa que para la pérdida real del 2,3% del PIB del Reino Unido, las finanzas públicas se ven afectadas por un impacto de 17.000 millones de libras esterlinas al año -curiosamente la misma cantidad que la prometida para el Servicio Nacional de Salud por la campaña "Leave"-.

También implica que el déficit fiscal del Reino Unido habría sido eliminado en gran medida en el año fiscal 2018-19 si el Reino Unido hubiera votado a favor de permanecer en la UE.

Irlanda del Norte, el conflicto para el acuerdo del Brexit

El Brexit es la primera prueba de un nuevo orden mundial (repliegue a las fronteras) ya que se impulsan unas nuevas reglas de juego que revierten el proceso de globalización de las últimas décadas. El tiempo se está echando encima de los socios y las posiciones están más enrocadas.

Theresa May solicitó a la Cámara de los Comunes más tiempo para salvar el acuerdo de retirada de la UE, que fue rechazado enérgicamente por los miembros del Parlamento el mes pasado.

Pero hasta ahora los funcionarios de la UE se han negado a hacer ningún cambio en el acuerdo, dejando a May luchando para encontrar una solución que gane suficiente apoyo entre los diputados británicos. Mientras tanto, el coste de la creciente incertidumbre se está acumulando a medida que la inversión de las empresas casi desaparece y la economía se desacelera a su tasa de crecimiento más baja en casi una década.

El principal punto de fricción sigue siendo el llamado "back-top", que garantiza que la frontera irlandesa permanecerá abierta al vincular a Irlanda del Norte con los reglamentos de la UE. Los opositores, entre los que se encuentran docenas de diputados conservadores de May, dicen que el mecanismo de protección anula el propósito de abandonar la UE y quieren que se elimine o se enmiende con un límite de tiempo.

Irish Border Brexit

La UE e Irlanda han insistido en que debe mantenerse la barrera de contención para mantener las disposiciones del Acuerdo del Viernes Santo de 1998, que puso fin a décadas de violencia sectaria y eliminó los controles fronterizos entre Irlanda e Irlanda del Norte.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio