Compartir
Publicidad
Publicidad

¿A quién beneficia la privatización de AENA? Enésima confusión (interesada) entre privatizar y liberalizar

¿A quién beneficia la privatización de AENA? Enésima confusión (interesada) entre privatizar y liberalizar
Guardar
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días Javier nos daba los grandes números de la privatización y salida a Bolsa de AENA. Alejandro hace ya tiempo que se mostraba crítico con este proceso. Por mi parte soy sumamente escéptico al respecto, dada la respuesta que uno obtiene a la pregunta clave: ¿a quién beneficia la privatización de AENA? Tras la misma se esconde la enésima confusión (interesada) entre privatizar y liberalizar.

Las acusaciones que lanza Alejandro en su post sobre lo que se mueve detrás de la privatización se corresponden con las conclusiones del informe de Fedea, Observatorio de Transporte Revisando la taxonomía de aeropuertos españoles, de noviembre de 2013. Os llamo la atención sobre este párrafo en las conclusiones respecto a la ya prevista privatización en bloque:

La operación conjunta de aeropuertos puede incrementar el valor de la venta, y por tanto la asunción de la elevada deuda acumulada. Por el contrario perjudicará a los usuarios de los aeropuertos a menos que se establezca una regulación estricta con lo que ello implica de costes regulatorios.

El objetivo, por tanto es, en primera instancia, recaudatorio. El Estado no quiere soltar el control. Para eso busca un núcleo amigo de inversores institucionales que lleven la gestión, que controlará un 21% (los March a través de CFA, Ferrovial y el fondo TCI), un 18% para inversores financieros, y un 10% para minoristas. Pocos ejemplos más claros se me ocurren de que privatizar y liberalizar no son sinónimos (y no hace falta irse a Rusia).

Entre nosotros, creo que no hacía falta ser tan descarado. Basta con tener el control del Poder legislativo y del Ejecutivo (amén del Judicial) para teledirigir una sociedad del tipo AENA, pero por lo que se ve les puede el propietarismo.

Por tanto privatización sí, pero liberalización no. Es decir, doy entrada a socios privados a cambio de pasta, pero sigo manteniendo el control a distancia y les permito que se lucren, evitando introducir competencia en el sector mediante la subasta o venta de las concesiones de cada aeropuerto. Y luego quieren que me crea que todo ese rollo de la CNMC y la normativa en defensa de la competencia, cuando el Estado es el primero en vulnerarla una y otra vez.

Un inciso para acabar. En la excelente infografía del Observatorio del Inversor realizada por Inversis, El semáforo en la rentabilidad de los aeropuertos de AENA, que hace uso de los datos del informe de Fedea comentado, se ve como en el 2012 sólo 8 aeropuertos de AENA estaba en beneficios: Tenerife sur, Gran canaria, Barcelona , Palma de Mallorca, Ibiza Lanzarote, Sevilla y Bilbao.

Es decir, si bien AENA mejoraba en cuanto a beneficios del 2011 al 2012, donde antes había 10 aeropuertos en beneficios ahora sólo hay 8 (ya se que podemos hablar mucho sobre los márgenes de contribución y los costes indirectos, pero supongo que los criterios serán los mismos de uno a otro año). Es que debería preocupar a cualquier gestor. O al menos a cualquier gestor que se desenvolviese en un marco de auténtica competencia, que no es el caso evidentemente.

¿Qué podemos esperar? Cierres o reconversión de aeropuertos sin una mínima opción a un libre mercado, a una confrontación entre distintos modos de gestión.

Ellos se lo guisan y ellos se lo comen.

PD: Es muy cachondo que la infografía y el link al informe de Fedea formen parte de un blog de Inversis, sociedad 100% de Banca March. Las vueltas que da la vida.

En El Blog Salmón | AENA fracasa con su subida de tasas, cambio de estrategia, La privatización de Barajas y El Prat, después de las elecciones

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos