Compartir
Publicidad

El extraño caso de Gowex, con decenas de sociedades pantalla y testaferros y sin una sola inspección tributaria

El extraño caso de Gowex, con decenas de sociedades pantalla y testaferros y sin una sola inspección tributaria
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Que Jenaro García no pudo construir solo la gigantesca mentira económica y financiera de Gowex es una realidad que se hace más patente conforme avanza la investigación judicial. El capítulo de hoy ha sido otro paso más en este esperpento: ante el juez ha declarado la jefa de Administración, una extrabajadora de un supermercado cuyo nombre figuraba como administradora de 21 sociedades pantalla. Pero, detrás de todo esto surge la misma pregunta: ¿Dónde estaba Hacienda?

Entre los once imputados, hay cinco testaferros. Entre ellos Antonia Antúnez, fichada en 2012 por el director financiero de Gowex como jefa de administración cuando trabajaba en un centro comercial de Carrefour. Ella aparecía como administradora de 21 sociedades pantalla que emitían facturas falsas para incrementar los gastos de Gowex.

A ella se une la empleada del hogar del fundador de la compañía, que, según se ha conocido, cobró 300 euros por ser testaferro; y otros tres más, que participaban de la misma manera en la maraña empresarial alrededor de Gowex. En total decenas y decenas de sociedades con falsa actividad que se convirtieron durante años en las 'máquinas' de facturar de manera ficticia por unos servicios que no se ofrecían.

No es ni el primer caso, ni seguramente será el último de una empresa que teje un entramado similar. Lo que no deja de sorprender es el papel de todos los actores de la 'obra'. La CNMV y el MAB, que no vieron el engaño. Las administraciones que concedieron una y otra vez ayudas a la compañía. Y, por supuesto, la Agencia Tributaria. En diez años de trayectoria de la empresa, en los que el engaño fue masivo, no hubo ni una sola inspección. Con una facturación sobre el papel que sólo en 2012 y en 2013 fue de 114 y 183 millones de euros, respectivamente. Con cerca de una treintena de sociedades filiales dependientes de la matriz y otras tantas falsas administradas por testaferros.

Desde Hacienda, aseguran que se iniciará una investigación, diez años después, sobre las causas por las que no saltaron las alarmas ante una trayectoria como la de Gowex. Ahora, ya es tarde. El daño ya está hecho. Sin embargo, aún con todo seguimos esperando que se haga lo propio desde instituciones y administraciones, cuyo control se ha demostrado, a todas luces, ineficaz.

En El Blog Salmón | Tres primeras conclusiones del arranque de la fase judicial del escándalo económico de Gowex, Arranca la fase judicial del escándalo de Gowex: los datos conocidos y las incógnitas por despejar Imagen | Red.es

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio