Compartir
Publicidad
Publicidad

El Rasca de la ONCE a la venta en los estancos

Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si existe alguna actividad difícil de conseguir autorización en España, es cualquier industria o servicio que esté relacionada con el juego de azar. Desde la fabricación y colocación de máquinas tragaperras a las dificultades que ponen todas las CCAA para la concesión de licencias de Salas de Juego, Bingos o Casinos; sin olvidar que los casinos online y similares están en el punto de mira de la UE. Claro está que estas visicitudes no son iguales para todos, máxime si el promotor del juego es la ONCE y en la operación entra Logista y los estanqueros.

Según cuenta Cinco Días, la ONCE va a comercializar en los estancos sus loterias instantáneas, el Rasca de la ONCE y el 7/39. Este tipo de loterias son loterias de pago directo en función del resultado que se obtenga en el papelito en cuestión La simbiosis de partida se nutre de la caida de ventas de los estancos y los agravios comparativos en los que está sumido el propio sector y de la caida de la recaudación de la ONCE por otro. Con esta simbiosis, todos ganan y al igual que compras la prensa o el tabaco, te juegas unos euritos en el Rasca y aquí no pasa nada. Pues sí pasa y mucho.

La ONCE, al igual que ONLAE gozan de carta blanca para operar en el territorio nacional y para organizar todo tipo de juegos de azar, rifas o sistemas de recaudación de dinero. ONLAE, obvio, es estatal y es un monopolio, cuestión que debería dejar de serlo en breve. La ONCE se sustenta en la labor social que lleva a cabo y las funciones de integración de discapacitados visuales como organización sin ánimo de lucro. Esta trayectoria, le ha servido a la ONCE para crear un conglomerado empresarial con unas dimensiones muy importantes también, me refiero a la Corporación Empresarial ONCE, grupo empresarial exclusivo de ONCE con ramificaciones importantes en todos los sectores.

A efectos prácticos, estos poderes de distribución que le dan a la ONCE, hacen mella en comparación con otro tipo de ONG´s o empresas que quieran competir en el sector privado en el área de juegos. Actualmente, es materialmente imposible obtener una licencia de lotería instantánea, puesto que las distintas comunidades autónomas se niegan en rotundo a estas ampliaciones y dan por hecho que son nidos de fraude. Curiosamente, para la ONCE no se aplicó este criterio a nivel estatal ni se cuestiona el status de la misma. Yo no lo cuestiono tampoco sin pruebas, pero los números de la organización son privados.

Estos nidos de fraude se basan en las dificultades que se pueden tener para comprobar la cantidad de premios por serie o la dificultad para timbrar dichos efectos, al igual que se hace con los cartones del bingo y la tasa sobre el juego. Pero es curioso cómo estos mismos impedimentos no se le aplican a la ONCE y cómo las cuentas de dicha organización son las más opacas para todos, Hacienda incluida y cómo no existe apenas un control fehaciente sobre las recaudaciones por loterías de este tipo por la organización.

El sector en pleno del juego debe ser liberalizado, sujetado a impuestos en todos los casos y permitir que se explote sin restricciones por parte de los operadores que así lo deseen; bien mediante sistemas físicos o bien mediante sistemas telemáticos. La labor protectora frente a ludopatías y gastos descontrolados por parte de las economías domésticas, son una sobreprotección estatal que no tiene razón de ser, dado que cada cual tiene que se consecuente con lo que hace con su dinero. Ahora bien, parece ser que existen intereses a todos los niveles para no crear una barra libre con las actividades relacionadas con el juego y se siguen aplicando las dos varas de medir para la consecución de autorizaciones, tal y como demuestra la simbiosis entre los estancos y la ONCE.

En El Blog Salmón | La ONCE ve peligrar su monopolio, Loteria libre de impuestos ¿hasta cuándo? Vídeo | Youtube

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos