Compartir
Publicidad

La silla del CEO de Twitter no deja de moverse: ¿Es obligada su salida?

La silla del CEO de Twitter no deja de moverse: ¿Es obligada su salida?
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La silla de Dick Costolo al frente de Twitter se mueve más que nunca. No fue un directivo especialmente valorado. Pero algo más de un año después del estreno bursátil de la compañía, la paciencia de los inversores, especialmente institucionales, se está agotando. Muchos ya piden su salida. Pero, ¿es merecida? ¿Cuál ha sido su hoja de servicios?

En los últimos días, las voces de analistas e inversores que reclaman su relevo se han multiplicado. Los mediocres balances financieros y la caída de la acción son dos de las grandes razones señaladas. La falta de reacción ante un más que evidente estancamiento es otra de ellas. En estos 12 meses su valor se ha desplomado un 40% y sus ingresos no han permitido alcanzar la rentabilidad.

¿Cuáles son los principales logros en el haber de Costolo en Twitter? El fundamental y casi único: la consolidación del modelo publicitario. Más allá de unas expectativas demasiado altas, bien es cierto que se ha logrado construir un ecosistema que ha permitido duplicar los ingresos respecto al año anterior en los distintos balances.

En el 'debe' de Costolo

Pero, en el 'debe' de esa hoja de servicios hay mucho más. Y es lo que, probablemente, está pesando de manera decisiva:

  • Sin grandes cifras de crecimiento en usuarios. Frente a competidores como Instagram, con más de 300 millones de personas utilizándolo todos los meses de los que 100 se sumados en los últimos 9 meses, su estancamiento es evidente. El profesor de Harvard Bill George afirma en CNBC que Costolo no es un "tipo de producto". "Es un consultor y, realmente, no entiende el producto como sí lo hacen Larry Page o Mark Zuckerberg y por eso pienso que necesitan un nuevo equipo en la directiva", afirma.
Twitter Bolsa
  • Sin rentabilidad. El rojo ha sido el color más repetido en las cuentas de la compañía en el último año. En los nueve primeros meses del año han superado los 450 millones de dólares. Los costes, sobre todo unidos a una salida a bolsa con gran ruido inicial y escasos resultados finales, son demasiado altos.

  • Poca confianza. Que el máximo directivo de una empresa y la familia vendan una parte importante de las acciones en pleno debate sobre su rentabilidad no despierta certidumbre entre los inversores. Máxime cuando se produce un año después de una OPV cuyos elevados costes aún se están pagando.

  • Incapacidad para encontrar un equipo. Si no hay resultados, las dudas respecto a la cúpula de una empresa se disparan. En el caso de Costolo, ha visto cómo al menos cinco de los grandes ejecutivos de la empresa, entre ellos el jefe de producto y el responsable financiero, se han acabado marchando.

2014 se ha hecho muy largo para Twitter. Pero, sobre todo, para su consejero delegado. Su gestión ha estado más en cuestión que nunca. ¿Será 2015 el año de los cambios al frente de la red social?

En El Blog Salmón | Los usuarios (y los ingresos) tardarán aún más en llegar a Twitter, según eMarketer , Año I de Twitter en Bolsa: una cronología con muchas dudas sobre su potencial crecimiento
Imagen | University of Michigan's Ford School

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio