Compartir
Publicidad

Uber en España: Primero prohibir, ¿luego regular?

Uber en España: Primero prohibir, ¿luego regular?
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El guión se va cumpliendo escrupulosamente. Primero, Uber entra con un enorme ruido esgrimiendo su servicio más polémico, UberPop, y con una estrategia más que discutible en España. Después, los jueces deciden suspender cautelarmente su actividad por configurarse como competencia desleal. El siguiente paso es la regulación.

Hoy, un juez de Madrid ha ordenado la prohibición en toda España de Uber. Las razones: no hay autorización administrativa para los conductores que llevan a cabo los servicios y, por tanto, la actividad supone competencia desleal respecto a los taxistas.

Sin cumplir las reglas del juego

No debería ser ninguna sorpresa, pues España ha aguardado a que otros tribunales dieran el paso. Por tanto, esta prohibición no es la primera y, probablemente, no será la última. Barcelona, Bélgica, Holanda o Alemania. En este último caso ha desembocado en un cambio de modelo de negocio de Uber: la comisión por kilómetro se redujo para eliminar el beneficio para el conductor.

Esta fase judicial era más que previsible. Hoy por hoy, la compañía opera al margen de la ley en España y en muchos de los países europeos a través del servicio Pop. Ellos mismos eran conscientes y tras las duras protestas en junio de los taxistas lo advertían: "Uber espera que las administraciones le den una oportunidad de poder hacer bien las cosas. Por ello, seguirá trabajando para poder continuar con el diálogo y buscar un marco legal".

Pero, si ponemos el foco en la justificación de la medida, se resalta algo: "No se trata de una cuestión de debate filosófico sobre la libertad de mercado y la economía cooperativa, sino una protección cautelar basada en la legalidad vigente". Muy sencillo: no tiene que ver con un freno a la innovación, sino que Uber, hoy por hoy, no cumple con las reglas del juego.

Ahora... ¿la regulación?

Con toda probabilidad, habrá una reacción en cadena y Uber tendrá problemas para operar bajo las condiciones actuales en la mayor parte de grandes países europeos. Pero, la clave está en el siguiente paso: la regulación. Bruselas, de hecho, ha sido la primera en tomar cartas en el asunto y como comentábamos hace un par de semanas ha iniciado un proceso con el que incluir a la compañía norteamericana en el ecosistema y 'legalizar' su actividad.

No han adelantado ninguna clave para conocer cuál será la fórmula en la que Uber tenga encaje en el sistema de transporte actual. En países como España, con un sistema del taxi muy regulado y con unos costes altos para la prestación de servicios por parte de los conductores, no será nada sencillo. Por ahora, nadie se ha atrevido a ponerle el cascabel al gato.

Pero mientras eso sucede, los jueces ya están tomando cartas en el asunto. Ahora, la pelota está en el tejado de los gobiernos (y también de Uber).

En El Blog Salmón | La arriesgada (¿y equivocada?) estrategia de Uber para aterrizar en España, ¿Cómo está siendo la batalla de Uber en las dos grandes capitales españolas? Imagen | Adam Tinworth

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio