Publicidad

La arriesgada (¿y equivocada?) estrategia de Uber para aterrizar en España

La arriesgada (¿y equivocada?) estrategia de Uber para aterrizar en España
16 comentarios

Publicidad

Publicidad

Hasta hace apenas unas semanas, su nombre era un completo desconocido para el común de los mortales en nuestro país. Pese a protagonizar innumerables titulares en los medios especializados y lograr cifras de financiación de vértigo. Pero no ha sido hasta que se ha topado con un sector tan delicado como el del taxi cuando ha salido verdaderamente a escena. Uber ha elegido una arriesgada estrategia para aterrizar en nuestro país... Pero, ¿también equivocada?

La compañía se encuentra presente en casi una veintena de ciudades europeas. El pasado mes de abril inició su desembarcó en España, comenzando por Barcelona. Y, sobre todo, comenzando con su línea de negocio más polémica: UberPop. Es el servicio de conductor de bajo coste, a través del cual cualquier persona que cumpla con requisitos mínimos (mantenimiento del coche, no tener antecedentes penales...) puede ser conductor y cobrar por ello.

Primero, ruido

Desembarca con su servicio más polémico y el único que, a priori y a todas luces, es ilegal. Sus conductores no tienen licencia, ni deben pagar las tasas e impuestos que los taxistas sí han de afrontar. Al margen del debate sobre si el sector está excesivamente regulado o no, la realidad es que hoy por hoy no existe una igualdad de condiciones en la prestación del servicio.

El ruido generado ha sido muy significativo. La huelga de taxis de ayer los puso definitivamente en la picota. Eran el epicentro de una polémica importante. Una polémica que los ha colocado en el mapa. Muy pocos españoles la conocían, más allá de los círculos más 'tecnológicos'. Ahora, su aplicación se ha colado entre las más descargadas de la AppStore de Apple y los datos de tendencias de búsqueda en Google no dejan lugar a dudas.

Uber-Google

Después, el debate

Y después de sacudir con fuerza un sector como el del taxi y colocarse en el mapa, dan el siguiente paso: pedir un "marco legal". La compañía, valorada recientemente en casi 18.000 millones de dólares con su última ronda de financiación, pidió "una oportunidad para hacer bien las cosas". Ergo, ellos mismos reconocen implícitamente que lo hecho hasta ahora no es lo correcto.

Pero continúan:

[Uber] Seguirá trabajando para poder continuar con el diálogo y buscar un marco legal donde su aplicación pueda seguir contribuyendo al incremento de opciones de movilidad urbana y aportar alternativas en beneficio de los consumidores.

Comenzar a dar su servicio, aún a sabiendas de que 'las cosas no están bien hechas', para obligar a una revisión de la regulación de un sector señalado tanto por los precios y tarifas altas como por unos requisitos legales y administrativos muy altos (licencias con 'precios' de varias decenas de miles de euros, por ejemplo). Esa ha sido la estrategia seguida.

¿Acierto o demasiado riesgo?

¿Es acertada? Habida cuenta del resultado, al menos ha servido para ponerles en el mapa. Se trata de una política de hechos consumados que, a pesar de las posibles ventajas para la empresa, es arriesgada. Para la propia compañía, porque tiene a la administración catalana en contra (con multas de hasta 6.000 euros a los conductores). Pero también es complicada para la administración, a la que obliga a no rehuir un debate que se antoja necesario.

Este paso dado por Uber llega, no obstante, con un espaldarazo muy importante: el de la Comisión Europea. La negativa a la prohibición de su servicio es un activo importante en esta 'batalla', que se presenta larga. Una 'batalla' que ha comenzado con una estrategia arriesgada y que puede sentar un precedente en otros sectores.

En El Blog Salmón | El mundo del taxi se para en contra de Uber: ¿miedo a la competencia?, Uber rompe todos los techos en una ronda de financiación con cifras de locura, Uber y el exceso de regulación Imagen | Fabio Penna

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir