Compartir
Publicidad
Publicidad

Desempleo, austeridad y deflación: rumbo a la nueva zambullida

Desempleo, austeridad y deflación: rumbo a la nueva zambullida
Guardar
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Lejos de mejorar, la situación económica mundial continúa su deterioro. El dato para la venta de viviendas en Estados Unidos es el peor en 50 años como lo muestra la gráfica. Es decir, desde que existen registros. Los datos del desempleo son los mayores de la historia, como lo dice esta nota de BBC Mundo, con más de 220 millones de desempleados oficiales. Muchos indicadores nos advierten que estamos en un entorno pre-lehmaniano, es decir muy cerca de un nuevo colapso financiero. El problema, es que muchos prefieren ignorarlo con la esperanza de que tras tres años de crisis las cosas tendrán que mejorar. Pero no será así. El alejamiento de los planes de estímulo y la llegada de la austeridad y la deflación es el caldo de cultivo para la nueva zambullida.

Estamos viviendo esos momentos de tranquilidad que preceden a la tormenta. Como en las películas de Hitchcock, el suspenso se cierne sobre múltiples incidencias a la espera de lo que se resuelva en la G8 de hoy y la G20 de mañana. El tema de la flexibilización del yuan que tanto inquietaba a los gobiernos de Europa y Estados Unidos ha salido de la agenda, rompiendo algunos mitos. Los argumentos no dan respuestas y cada nueva acción resulta ir en la dirección equivocada. Como lo señalé hace tres meses, la revaluación del yuan puede ser un búmerang. En una semana, el yuan se ha revaluado un 0,3% y continuará.

Los planes de austeridad significan recortes de gastos y aumentos de impuestos. En un entorno débil, son políticas que potencian el ciclo recesivo. Por lo general se les echa mano a los programas de bienestar y servicios, justamente aquellos que son importantes durante la fase crítica. El resultado es una mayor contracción y mayor caída en la demanda. De ahí que los planes de austeridad sean altamente impopulares. Marcan el comienzo de una peligrosa implosión que aumenta la evasión fiscal mientras los gobiernos pierden legitimidad.

Hay que advertir que la mayoría de los pronósticos actuales no incorporan los efectos de los planes de ajuste. Es decir, han basado sus anuncios proyectando el ritmo que ha alcanzado la economía con los planes de estímulo. Por eso que a las cifras que se habían dado inicialmente de crecimiento para este año y el próximo, habrá que aplicar una reducción de 0,3% para este año y de 0,6% para el próximo, como mínimo. La caída de la demanda da cuenta de que no hay recuperación real. Estamos en la antesala de la nueva zambullida y ni el G8 ni el G20 la podrán revertir.

En El Blog Salmón | No es la luz al final del túnel, es un tren que se aproxima, ¿Por qué se hunde la economía y no podemos evitarlo?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio